BERTÍN Y CALLEJA CHAPUZAS A DOMICILIO

pepechapuzasotravez

Ya dije hace unas semanas que esta campaña iba a ser insuperable por bochornosa. Pero para esto que hemos vivido estábamos desprevenidos. La política está bajando tanto el nivel que hemos convertido en profundos analistas a hormigas de trapo, aventureros, cantantes galanes de los 80 y a jurados de concursos. Como el que no quiere la cosa. Esa es la idea que tienen los asesores de acercar al líder al pueblo: mostrarse tal como es en un entorno afable, lejos del ruido que hacen las preguntas incómodas y sus micrófonos a medio centímetro de la boca que si me muevo algo más de lo estipulado me lo metes en un ojo.

La pregunta incómoda en campaña está demodé. Huele a rancio y a tocino. No mola. Las estadísticas aseguran que no vende. Para conocer al representante del pueblo de los próximos cuatro años mucho mejor es preferible hoy subirlo a globos aerostáticos, enfrentarlo a bestias pardas, preguntarle por la madre, hacerle una paellita, sentarle en un sillón de colorines y resaltarle el tremendo atractivo que porta.

3306318.jpg

Mientras tanto, los que se han batido el cobre toda la vida luchando por informarnos, haciendo entrevistas rigurosas por las que han sido reconocidos con premios en todos los lares tienen que contentarse con entrevistar a los que hoy “entrevistan” a los políticos. Gabilondo habla con Calleja, que habla con Rivera y Sáenz de Santamaría en un coche o en una moto. De política, sí, pero lo que menos, como el que no quiere la cosa, a ver si el telespectador se aburre y cambia y la hemos fastidiado por ser tan rigurosos y tocapelotas. El presi jugando al futbolín. El presi radiando el Madrid. El Rivera en kart haciendo trompos. La Soraya coreografiada.

Porque son tan cercanos que han bajado al terreno del tuteo vulgar. La Soraya. El Coleta. Y así.

Y mientras tanto, Iñaki Gabilondo haciendo análisis de los restos del zoo. Y los medios de comunicación rigurosos que nos tienen que abrir los ojos se la rifan jaleando el buenrollismo que hay entre el Calleja y el Pedro Sánchez, en vez de ponerse serios y hablar de programas electorales, de promesas incumplidas, de estadísticas fidedignas, porque es un rollo ponerse serios. Ponerse serios no es cool. Hablan del pasado, de sus pasados, porque no nos interesa lo que harán en un futuro próximo. Todos ganan: las audiencias suben y los líderes no rompen así ninguna promesa electoral. Son campechanos, no populistas.

calleja-rivera-1_gallery_a.jpg

Cierren los ojos: repasen los momentos más reseñables de la precampaña que hemos vivido: la colleja a Rajoy Junior, el Soraya dance club, la mala jugada del arnés de Pedro el guapo. ¿Y el futuro? Parece claro que con estos líderes no lo hay.

Mientras tanto, no nos extrañe que un día Gabilondo entreviste a las hormigas de trapo.

BERTIN Y CALLEJA CHAPUZAS A DOMICILIO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s