EL HOMBRE QUE PUDO SALVARNOS

economist-pain

Los españoles nos contentamos con poco. Apenas una palmadita en la espalda del jefe, por ejemplo, y aguantamos un trienio más con el sueldo congelado. Y ahora es uno de esos momentos de puro contento por hechos que ni nos van ni nos vienen.

Una revista cuyo prestigio se ha implantado en todo el orbe por hacer listas sobre lo ricos que son los ricachones ha catapultado este año a uno de los nuestros al primer lugar, hecho singular que ocurre por primera vez desde que se hacen este tipo de listas tan imprescindibles. Un hombre humilde del pueblo que ha sabido forjarse un futuraco hasta convertirse en un semidiós. Orgullo patrio.

Los noticiarios nos lo pintan como ejemplo de superación, como persona a seguir por todos y cada uno de nosotros. Si hablamos de emprendedores, ahora que tanto se habla de “emperdedores” (perdón, quise decir emprendedores, es obvio), este tipo sencillo, sanote y majete es la referencia. Desde el anterior recuento su fortuna ha ascendido en casi quince mil millones. Mola mazo, que diría Camilo Sesto.

abc-larazon

Con los datos en la mano, este hombre al que todos admiran podría haber resuelto el problema de nuestro país de un plumazo. Con un telefonazo. Llamar al Presidente de turno de nuestro país y decirle: “¿cuánto se debe? Esta ronda la pago yo”. Nos habría salvado él solito de los diversos rescates o como queráis llamarlo. Hubiera ahorrado la angustia a cientos de familias que perdieron sus casas, hubiera frenado unas cuantas docenas de suicidios, hubiera mantenido a raya los índices del paro, hubiera hecho innecesarias todas las reformas que hemos sufrido (y las que seguiremos sufriendo por más que no quieran verlo). Si él hubiera querido, su país, ese que ahora le llama “patriota” por llevarse sus fábricas a miles de kilómetros de aquí, no hubiera tenido cuentas con el Banco Central, ni con el FMI y hubiéramos sido la envidia de Europa y, probablemente, del Mundo.

Tenía el dinero para hacerlo posible y no lo hizo. Aún teniendo en cuenta que sin recibir un ingreso más en lo que le queda de vida, podría haberse sustentado cuatro décadas con un presupuesto de 25 millones anuales, no le salieron las cuentas. A cambio de eso hizo una generosa donación a Cáritas de la que todo el mundo habló – y algún politólogo hasta se emocionó – y montó una Fundación. Poca chicha para tanto caldo me parece.

Bien es cierto que el sueño duró unas horas y que Bill Gates puso las cosas en su sitio. Por unos minutejos tocamos el cielo, acompañamos al señor campechano en su gesta. Pero él lo conseguirá, será el más rico algún día. Y nosotros, esto también lo dicen las estadísticas, aumentaremos nuestra pobreza. Paradójicamente, seguiremos admirándolo, a pesar de que nunca se le pasó por la cabeza salvarnos.

EL HOMBRE QUE PUDO SALVARNOS 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s