PRIMERO EL GORDO Y AHORA ESTO

vintage1

Que no sabían los mandamases cómo arrebatarnos el jamón de una vez por todas de la cesta navideña y han tenido que recurrir a la Madre Superiora para arreglarlo. Y así, como quien no quiere la cosa, sale el comunicado y desaparece por arte de Potter el jamón de nuestras ilusiones. Primero Hacienda con el Gordo. Y ahora esto. No paran. No se hartan de abofetearnos. Les falta pértiga para llegar a donde quieren. Como tengan que borrar por nuestro bien todo lo cancerígeno de las cestas de Navidad nos quedamos con una bolsa de pipas. ¡Ojo! De las de calabaza y sin sal. Las de girasol se bañan en las inmundicias del Astro Rey como alemanes en Benidorm y no hay nada más cancerígeno que eso.

Por ello nuestro admirado Soria nos lo grava, por nuestra salud. Toda precaución es poca para que los curritos podamos ser explotados hasta los 85, que será cuando dejen que nos jubilemos. Si eso. Lo mismo las pensiones también aparecen un día de estos como cancerígenas y ¡flop! Como todo lo que hacen. Por nuestra salud. Por nuestra seguridad. Tralarí. Tralará.

Snacks

Es curioso cómo se las gastan. Por mi seguridad me convierten en un terrorista potencial por el simple hecho de utilizar Internet, viajar en metro con una mochila o dejarme la cartera en casa y estar indocumentado. Bueno, a mí y a todos ustedes, no piensen que se escapan de sus paranoias. Se permiten por tanto ningunearnos sin problemas. No lo hacen para volvernos turulatos con la psicosis del control. Todo lo contrario: por nuestra seguridad.

Para que esté más sano que un aizcolari atiborran a los animales con los mismos productos que meten en los detergentes, en los disolventes, en los anticongelantes de los coches, en las bolsas de plástico, en el pegamento. Y luego vienen con la martingala de que es la carne lo que me matará. Los refrescos azucarados, los panes crujientes multicereales del Ikea a 8 pavos el kilo, el surimi –perdón, delicias de mar quise decir – no. Pero la carne sí. Puro punk.

A ver, almas de cántaro, que os asustáis por nada. Si llamas al pueblo a la abuela, le dices que críe un lechón con bellota de la dehesa y que haga matanza para, finalmente, en un delirante proceso letal digno de una mente de Spectra, embuche todo lo que se pueda embuchar, ¿va a decirme la OMS que 007 vendrá a liquidar a la abuela por atentados de lesa humanidad? Los cancerígenos, no me cansaré de repetirlo, son ellos. Llevan décadas permitiendo barnizarlo todo con productos para aniquilarnos. Saben que la superpoblación es nuestra ruina.

Claro que si es cierto que los chorizos son cancerígenos, habría que preguntarle a la OMS qué hacemos con los banqueros, los Pujol, los Rato y demás Santa Compaña. ¿Un cementerio nuclear para corruptos? ¡Eso sí que sería punkie!

PRIMERO EL GORDO Y AHORA ESTO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s