¿LA CAMPAÑA NAVIDEÑA NO ERA OTRA COSA?

001-big

Tenía yo mis dudas sobre la iluminación navideña de este año, cómo iba a afectarle la nueva tarifación por horas y tal. Si habría más kilowatios incitándome a las compras a las once y media de la noche que a las seis de la tarde (donde hay una diferencia los lunes de 0,0021 céntimos y los domingos, ¡cosas!, una de -0,0108). Pero el señor Lobo de la política nacional ha resuelto el problema de un plumazo. Nos ha endilgado las elecciones para el 20 de diciembre y, al menos, a mí la incógnita se me ha despejado mejor que con un tarro de “Vicks Vaporub” entre pecho y espalda. Habrá iluminación navideña, vaya si habrá, de esas que te dejan ciego sin gafas de sol. De tal magnitud que hará que a los vehículos motorizados no les sea obligatorio llevar la luz de cruce puesta cuando caiga el sol.

1443889478_038814_1443892464_noticia_normal

Prepárense para ver la campaña electoral más estadounidense de todos los tiempos. Acostúmbrense a codearse en los centros comerciales con los candidatos de turno, porque harán allí sus mítines. Lleven frases ingeniosas al mercado por si se tropiezan con alguno y le pueden decir: “mi voto a cambio de un kilo de percebes o un par de bogavantes”. Échense colirio del bueno porque los verán vestidos de papá Noel – por un voto son capaces de vestirse hasta de reno, con cuernos y todo. Dejarán que los niños se sienten en su regazo para darles pirotecnia partidista. Todo tan edulcorado como la sonrisa de la subjefa Brenda Leigh Johnson. Lo mismo hasta alguno de ellos hace el anuncio del Gordo de Navidad cantando en un futurista Portal de Belén con Mario Vaquerizo. Ciertos turrones harán su campaña con Cospedal y Bárcenas, que entrarán a la sede de Génova fundidos en un abrazo al ritmo del “vuelve, a casa vuelve por Navidad”. Lleven cuidado en Baqueira, lo mismo en una curva se estampan con un acto de algún candidato a “Borja Mari del año”. Vigile su voto, porque lo mismo les da por presentarse en su comida de empresa y se lo arrancan a base de chupitos y exaltación de la amistad.

Conscientes de que la crisis es algo del pasado, España estará de compras, haciéndose selfies cargados con bolsas de marca, calentándose las manos con castañas asadas, decantándose por los langostinos congelados, pero aún así, le perseguirá la campaña.

vader-christmas

Algo sí que podemos sacar en claro desde ya: será el diciembre más largo de las últimas décadas. Es más: rezaremos porque llegue la cuesta de Enero. Una campaña electoral en diciembre puede acabar con la moral del más optimista.

¡Qué soy exagerado!, dicen. Ahí va un dato: comenzará el 7. La noche del 6, Constitución’s day, un cuarto de hora antes de que acabe el día estarán con los cubos de pegamento esperando a que se dé el pistoletazo para llenarnos la ciudad de cartelitos.

Dios nos pille confesados.

LA CAMPAÑA NAVIDEÑA NO ERA OTRA COSA 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s