D. JANUARIO – VARCHOTEL (ELVAS) [POR MENOS DE 20, ENTREGA #5]

CUENTA RESTAURANTE DOM JANUARIO VARCHOTEL ELVAS 001

En Badajoz, si has pasado por casa de visita – estancia mínima dos noches – lo conocerás. Es el lugar al que solemos llevar a muchos que pasan por aquí, o que vienen a disfrutarnos, o a dejarnos que los disfrutemos. Un lugar donde hay de todo, desde hotel a restaurante, desde parada de descanso para viajeros como vino exclusivo, que los demás restaurantes no tienen. Son famosos por su pollo asado, sobre todo. Siempre está lleno de extremeños voraces y con saudades del bacalao dorado.

Los que no hayáis probado la longaniza portuguesa, éste es vuestro sitio. Los que sois admiradores del arroz de pato, también. Pero no os vayáis sin probar el pollo asado. Y sin degustar alguno de sus vinos de Juromenha, nombre que recogen de un pantano muy coqueto y tranquilo que está a tiro de piedra. De los caldos, os recomendamos sobre todo el Syrah y el Reserva, a menos de quince pavos la garrafa (falso amigo).

01wih1r196ino_375x500

Por último, los postres. Que están a la izquierda, nada más entrar al comedor, y que ya te advierten del porqué del éxito del lugar. Algunos son memorables, como el Molotof, la cericaia – postre típico alentejano o el Bolo de Bolacha, y las raciones de los postres, especialmente portuguesas. Con el paso del tiempo y la crisis, con la subida del IVA y todo lo demás, se ha encarecido un poco, ya que los restaurantes portugueses de la frontera o la Raya pecan mucho de fijarse de nuestros precios. Aún así, merece absolutamente la pena, si estiramos hasta los 25, aunque por 20-21 euros nos demos hoy un festival.

Se dice que incluso hay grupos de wasap que se han creado a raíz de sus visitas mensuales. No digo más. Y llegar no puede ser más fácil, desde España. Basta con cruzar la frontera por Badajoz y tomar la salida 9 en Elvas, y lo encontraremos, si continuamos todo recto como si entráramos a la ciudad que ya es Patrimonio de la Humanidad (otra buena excusa para comer o cenar allí).

Por si fuera poco, la paciencia de los camareros – que hablan español perfectamente – es admirable. Sobre todo con los que nos empeñamos en farfullar el portuñol. Última recomendación: en verano, por la noche, si es posible, cenad en la terraza.

p.d. Los comensales de ese día fuimos cuatro.

12330866 4259709

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s