“EL COLETAS” Y LA MERKEL, DE OFICIO “BOCACHANCLAS”

1346854728_g_0

© REUTERS

Confieso que entre la Merkel y El Coletas me quedo con el nuestro. No se vayan por las ramas, que no estoy refiriéndome al berenjena. Hablo del otro, del que se ha puesto de moda esta semana en todos los programas de por la mañana. Si me apuran, diría que me fío más del ladrón bocazas que de la germánica columna con chaqueta imposible y peluca de los Roper. Una pena que ya no haya guiñoles: habrían reciclado el ladrillo que representaba a Van Gaal para su personaje.

Los_vecinos_de_Santo_Tomé_están_atemorizados_por_robos_constantes_-_ANTENA_3_TV_-_2015-08-02_16.21.53

El Coletas, por lo menos, no le diría delante de las cámaras a una niña inmigrante que en su país hay demasiados y que no está dispuesta a acogerlos a todos. ¡Zasca! Doña Merkel, mi familia palestina y yo, de esos palestinos del exterminio sincronizado por los que les venden armas y sistemas de defensa a ustedes a cada hora, llevamos cuatro años esperando a que su administración se decida a asilarnos. Niña querida, hermosa metáfora del futuro más cercano, mis consejeros y yo hemos decidido que tu familia y tú sois una mota de polvo en un cometa orbitando por los anillos de Saturno, con respecto a Alemania. Qué cosas. La niña rompe a llorar ante la incomprensión del modelo jónico, que se acerca a consolarla aconsejada por sus publicistas, después de haberle dicho que hará lo posible por no acogerla. Con estas escenas se entiende mucho mejor la soga que le ha regalado al pueblo griego para que se la pongan de corbata.

26817823

Eugenio El Coletas va de cara, como los chinos que quieren comprar el aeropuerto del Quijote. Dice que se ha pasado la vida robando y que por eso le han cogido ojeriza sus vecinos del barrio jienense de Santo Tomé, que están indignados por los continuos robos que se han sucedido. Indignados de verdad, porque he escuchado a una vecina declarar en dos o tres canales ya – diferentes días y franjas horarias -, pegada al micrófono del periodista de turno, que ella estaba tan ricamente en La Manga y ha tenido que salir disparada para Jaén. Siempre la misma declarando lo mismo. Pero cada vez más indignada. Le habrán quitado de todo, porque se pasa el día esperando que venga la tele, como las que esperaban horas y horas el helicóptero de Tulipán para que les dieran un bocata a su niño.

Obviando la primera increíble pregunta digna de un Pulitzer, “¿Tú eres lo más malo que hay en este pueblo?”, Eugenio se sincera, como la Merkel. Quizás incluso se excede un poco sincerándose. Bueno, ambos se exceden. Son unos bocachanclas de mucho cuidado, pero al de Jaén se le intuye buen corazón, no como a la fustigadora de Grecia. Reconoce que ha sido bastante delincuente y que ha pagado por ello. La Merkel no lo reconocerá nunca.

Y lo peor es que Europa no ha pagado lo suficiente. Ni por asomo. Ha caído un país, pero quedan decenas por someter.

EL COLETAS Y LA MERKEL DE OFICIO BOCACHANCLAS 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s