DE CRUCIFIJOS Y MERCADOTECNIA

papa-francisco-evo-morales

© AP IMAGES

Una de las instantáneas más divertidas – y espeluznante, a la vez – que he visto esta semana no venía de las redes sociales, sino de un periódico. La protagonizaban Evo Morales y el Papa Francisco, con motivo de la visita del segundo a la patria del primero. El presidente le entregaba al Sumo Pontífice un crucifijo. O eso dicen, que no sé yo lo que era exactamente aquel engendro. Ni Wes Craven en su sueño más inquietante hubiera imaginado ese artilugio.

El crucifijo hacía una referencia más que explícita al comunismo. La icónica cruz con dos maderos se había transformado en una hoz con martillo, donde Cristo daba sus últimos alientos. La sonrisa satisfecha de Evo contrastaba con la cara de estupor y sorpresa del Papa. No la superaba ni cuando vio dónde mandaba el penalti Higuaín en la reciente final de la Copa América. Era un poema verle la cara. Pero un poema de los de Marina Tsvetáyeva.

Sus consejeros y asesores de imagen, porque espero que no se le ocurriera motu propio a un presidente tamaña estupidez, debieron de mirarse atónitos ante la reacción del Papa moderno y cercano, preguntándose qué habría podido pasar para que el argentino no se hubiera tirado como un demente a acunarlo en sus brazos mientras bailaba a lo Fred Astaire. Hubiera dado la mitad de mi salario por verles la jeta a sus mismos asesores al darse cuenta de que después estaba programada una visita a un BurgerKing.

Screen-Shot-2015-07-05-at-02.22.44

Los bolivianos, qué cosas tienen. Lo mismo le regalan al Papa un comunista “¡zas en toda la boca!” que luego lo pasean por uno de los símbolos imperialistas antes de que vaya a oficiar misa. Se dice que Evo tenía unos bonos descuentos de un 2×1 que caducaban ese mismo, y no está la cosa como para perderse tal oferta. Ahora entiendo que por aquí se le compare con Pablo Iglesias cuando les regala “Juego de tronos” a nuestros monarcas.

A propósito de tantas tonterías, decía esta semana Fernández Vara en los desayunos de María Casado algo bastante sensato, que debería hacernos reflexionar un poco. Me asusté bastante, la verdad, porque era la primera vez que le escuchaba algo sensato. “¡A ver si voy a hacerme socialista ahora, a mi edad!”, me dije, pero luego me di cuenta de que no había desayunado aún, y pensé que esa era la explicación más lógica a todo.

Vara dijo que la culpa de cómo estaba la política actual era debido a las campañas de marketing que se realizaban desde el propio partido. Que las ideas políticas, vamos, las marcaban asesores de imagen que se han convertido en los amos del cotarro.

Si nos explican que los mismos que firman los anuncios del KH7, de Evax, de Mixta o de Fanta son los que les escriben los discursos a los responsables de nuestras patrias, entendemos mejor por qué Europa se esté yendo al garete.

DE CRUCIFIJOS Y MERCADOTECNIA 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s