EL JAMÓN DE LA CESTA Y EL BIPARTIDISMO

en-navidad-hay-jamc3b3n-2

La verdad es que mi transición de año no ha sido memorable, más bien todo lo contrario. No soy optimista con este año recién nacido, eso ya lo habrán imaginado los que pasean por aquí de vez en cuando. De optimista tengo lo que Rajoy de estratega político, lo que Rato de honrado, lo que Pujol de honorable, lo que el vestido de la Pedroche con el que dio las campanadas de glamuroso.

Pero que estas fiestas no iban a aportarme nada bueno estaba claro desde que abrimos el jamón que nos dieron en la cesta. Ese jamón es el culpable de que cada vez más piense en darle el voto a mi compi de artículos en este medio, Javier Figueiredo. No estaría de más que cayera el bipartidismo, pienso, al menos para que a los empresarios – a ciertos, también lo digo – se les metiera el miedo en el cuerpo (por no decir otra barbaridad) y, por lo menos, este año se piensen dos veces el “obsequiar” a sus trabajadores con un jamón que no se lo comerían ni los perros ruandeses en épocas de carestía.

El empresario medio ha perdido la dignidad, no solo la perspectiva de lo que es el mundo. Un empresario indigno es una lacra para la humanidad. Y hoy los tenemos a millones. Millones que se enriquecen enquistando. Son la metástasis de la sociedad.

bipartidismo 2011_11_20_aHMJ8Phsk9C2fdcAR9Adc1-7575a77672a71aba5a36f286f109647a-1321830448-72

Un ejemplo: se dice que en el fondo marino hay 270 mil toneladas de plástico, con los que se podrían llenar de basura más de 10000 camiones. Solo en plásticos. Solo en el fondo marino. Me cuesta mucho pensar que un % elevado de esa basura sea de los que reciben jamones con un manto de moho en vez de aquellos a los que se los selecciona un catador oficial en el club gourmet de algún gran almacén. Pero nos dicen “recicla, la culpa es vuestra” y nos montan empresas para engrosarse aún más los bolsillos con lo que ellos generan. Y se la damos completamente gratis. Como nuestros datos, con los que hacen negocio. Reciclar es gratis. Las aplicaciones de los móviles también. Nadie se extraña por ello.

Antes nos pagaban por devolver los cascos en las tiendas. Se supone que como gesto de buena voluntad (yo sospechaba que era un acuerdo tácito entre las madres y los tenderos para que no sisáramos en las vueltas de la compra). Incluso en la Universidad de Nanterre había sintecho que “se ganaban la vida” recogiendo los vasos de plástico que otros desechaban, porque la máquina les devolvía veinte céntimos de franco. Ahora nos lo quitan de las manos y se forran con nuestro beneplácito.

Para llamarnos “imbéciles” no, lo siguiente. Y a final de año un jamoncito curado en una escombrera y a los funcionarios, su paguita extraordinaria para Reyes. Y tan contentos. Y tan bipartidistas.

Y lo más triste de todo es que, tras esto, muchos se quedarán con la copla de “tú, al menos, has tenido cesta, de qué te quejas”.

EL JAMON DE LA CESTA Y EL BIPARTIDISMO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s