CUANDO EL CINE FUE UNA FIESTA

fiesta-del-cine-g-1728x800_c

Mi mujer aprovechó la excusa de mis descansos díscolos y me regaló una emotiva sorpresa. Dos días consecutivos de cine. La fiesta del cine y tal. A menos de tres euros la entrada. En total, pagamos 11,56. Si exceptuamos alguna escapada esporádica al COC, por la última que habíamos ido a ver con anterioridad, la enésima entrega malograda de los X-Men, pagamos 15. 3,5 euros menos por dos entradas más. Se dice pronto.

No sé si por lo barato, por la fiesta o por el sistema de telecomunicaciones internacional conocido como “de boca en boca”, pero en las salas había colas y nervios, y la gente no se tiraba de los pelos por ver superproducciones. Las salas con cine de la 2, de ese que se hace pensando en los viejunos y los rarunos, también se llenaban. Parecía una fiesta de verdad. Parecían los noventa. Parecía que el IVA cultural hubiera desaparecido, que Wert había dimitido, que el gobierno había sido traspasado por un rayo interestelar de sensatez y lucidez.

Relatos_salvajes-102488639-large

Elegí “Relatos salvajes” y “El juez”. Por un lado, Darín y Grandinetti. Dos actores colosales por los que siento debilidad, que sé que no van a decepcionarme, aunque, como en este caso, salgan poquito en el metraje. Por otro, Downey Jr. y Duvall en un “tour de force” magistral, que atrapa desde los primeros compases. En ocasiones, puede que veamos a Tony Stark en el papel de abogado tiburón, pero se nos olvida en cuanto se le pone delante Duvall.

Se las recomiendo. El público se reía en la argentina, se veía perfectamente retratado en una imagen descarnada, pero real, de la sociedad que hemos construido. Seis historias en las que a los protagonistas se les va mucho la pinza. Demasiado. De ahí lo de “salvajes”. Pero donde uno se reconoce fácilmente, porque en alguna de las situaciones descritas durante el metraje se ha visto él mismo como protagonista. Y el miércoles se emocionaba con la entrañable relación paterno-filial de la americana.

El_juez-371929853-large

Luego, ajenos a toda la magia de una sala de cine, aparecieron los datos, rotundos datos. Un 15% más que en la última edición de abril. Y las quejas de los dueños de la sala, que reconocen que está muy bien, pero que es inviable sostener un precio tan moderado.

Es probable, pero se olvidan de que hay más cine detrás de las superproducciones o el terror con vísceras gratuitas. No pagues a toda costa la cantidad desmesurada que piden las distribuidoras. Recicla tus márgenes con cine europeo, asiático, sudamericano o independiente norteamericano. Arriésgate con clásicos para las nuevas generaciones. Comprobarás que se prefiere pagar menos por una acertada película con buenas críticas que arriesgarse a ver la segunda parte de un superhéroe del que apenas saben nada.

A todos les gusta el buen cine, aunque no lo sepan.

 Articulo 01112014 001rua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s