PORQUE ESTO ES ÁFRICA

21617_ebola-en-espana

Se veía venir, no me digan que no. Se veía venir de largo. Un país que es famoso por dejar las cosas para el último momento, que retrasa inauguraciones cada dos por tres y que ha hecho del pladur una religión tiene sus propias limitaciones a la hora de poner en práctica protocolos de urgencia. El que no quiera verlo que se ponga parches en los ojos, pero estaba claro desde el minuto uno que nos venía grande lo de recuperar misioneros infectados de virus letales. Que el sistema era menos fiable que dejar que Sergio Ramos tire los penaltis en la selección.

En lo que va de semana hemos tenido un empacho tal de estado pre-pandémico que uno se cruza con una ambulancia escoltada por un par de coches de policía y le da un vuelco el corazón. Pero también hemos vivido situaciones lamentables, algunas hasta irrisorias, pero que no hacen ni chispa de gracia por el contexto en el que se enmarcan. Las imágenes que nos ensartan a cada minuto no hacen presagiar nada bueno, porque ha habido actuaciones y declaraciones de recibo. Cuando las estadísticas nos equiparan más con países africanos que europeos es por este tipo de cosas, que cuando salen a la luz te hacen agachar la cabeza a modo de resignación y aceptación.

Chiste ebola

Los protocolos, hasta ayer, eran los adecuados y los correctos. Si se había caído en negligencias varias eran debidas a la maledicencia de los propios afectados. No había que ser un lince para comprender que íbamos a copiar a los estadounidenses a la hora de culpar al infectado. Aquí además rizamos el rizo: la víctima es una enfermera que intentaba salvar la vida de un afectado. Y luego nos quieren hacer comulgar con la idea de que esa misma profesional sanitaria es la que ha tergiversado las cosas para su propio beneficio y así provocar una crisis institucional. Esa misma trabajadora que entra dentro del grupo profesional que las autoridades han alabado en todo momento, garantizándonos su buen hacer y su saber estar a la última en medidas protocolarias insólitas y de urgencia, como la que nos ocupa. Casualidad o no, esos mismos protocolos que han sido aplaudidos, hoy ya no valen y se mudan. Sin problemas morales ni éticos. Sin dimisiones. Con discursos desafortunados y poco más.

Yo es que me veo esa reunión de sabios, con sus sueldos de altos consejeros y con sus intenciones opacas y sombrías. Me los imagino allí, todos pensando y atreviéndose uno a decir aquello de: “¿Muerto el perro…?” y contestando el resto al unísono: “¡Se acabó la rabia!” y los veo mirarse tan satisfechos, aplaudiéndose, cerrando sus carpetas, soñando con el discurso que darán en Estocolmo en la entrega de su Nobel de Medicina, anotando en su agenda el nombre de las farmacéuticas de las que han de adquirir acciones a la voz de ya.

PORQUE ESTO ES AFRICA 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s