ACTO DE PRESENTACIÓN DE “LA OFICINA EDICIONES CULTURALES” [ALMERÍA, 3 DE OCTUBRE DE 2014]

10321162_10205268261890032_3415523933179391390_o

LECTURA DE LA PRESENTACIÓN DE JOSÉ ESCÁNEZ PARA LA PRESENTACIÓN DE “LA OFICINA EDICIONES CULTURALES” EL PASADO 3 DE OCTUBRE EN ALMERÍA.

“Yo nunca he presentado una editorial en público. No sé cómo se hace eso. Ni siquiera sé si sirve para algo, hoy en día, presentar públicamente una editorial. Es más, me asaltan muchas dudas acerca de que lo que estoy presentando sea una editorial, porque la voz ‘editorial’, en femenino, designa una realidad que no sé si se ajusta exactamente a lo que estoy presentando. LaOficina es más que una casa editora y, sin embargo, no tiene en su ADN algo esencial a cualquier casa editora: el negocio.

>> Si esto que nace hoy tuviera algo que ver con ese concepto lo tendría muy fácil: hablaría de viabilidad, de tasa de negocio, de nichos de mercado, de colecciones, de calidad de la edición y de los materiales, y, por supuesto, en último lugar de la excelencia de los autores que van a publicar sus textos en ella. Podría hablaros de expectativas en el futuro, de la proyección diastrática en función de la variedad contextual que esperamos en nuestros lectores, de la distribución y de un supuesto deseo de servicio a la CULTURA (así, con todas las letras en mayúscula).

>> Pero no es tan fácil. Si lo fuera, podría justificar perfectamente su existencia, sus objetivos, su naturaleza… Y no puedo.

>> En los tiempos que corren, nadie puede justificar el nacimiento de una EMPRESA editorial, y menos, como es el caso, si esta no tiene ánimo de lucro; que no va a cobrar nada a los autores a los que edita más allá de los ejemplares que él quiera comprar; y cuyo pragmatismo solo aspira a cubrir gastos, ya que no piensa en perdurar con el pordioseo de subvenciones y su chantaje. El trabajo del consejo de redacción formado por Toño Jerez, Carlos y por mí mismo, es completamente ALTRUISTA y gratuito y consistirá, fundamentalmente, en tasar la calidad de los textos de escritores que tienen cerradas las puertas de los negocios editoriales, y de remediar, en lo posible, las injusticias y los agravios culturales e históricos que se hayan cometido con otros que están, inmerecidamente, olvidados o ‘tapados’.

1658372_10205268262970059_7428272739901798467_o

>> De forma indefectible, siempre que he hablado con algún conocido de este proyecto, durante estos últimos días, han usado las mismas palabras: AVENTURA y LOCURA. Pues, efectivamente, este proyecto es una “empresa altruista, una loca aventura cultural y literaria, que trata de enderezar entuertos y asistir a los desvalidos que por estos caminos de las letras van”. O sea, una locura. Una hermosa locura impropia de este tiempo que vivimos y que tal vez choque con la incomprensión de los contables, el desprecio de los cultos ‘cultísimos’, el descrédito de los reos de su propio ego y con los molinos de viento de la dura realidad.

>> Voy a seguir con este símil quijotesco para explicar, o tratar de explicar, lo que yo entiendo que es la única justificación de este alumbramiento, pues hay varios momentos en El Quijote que me pueden servir para ello.

>> Cuando en su primera salida, D. Quijote se encuentra con la caravana de mercaderes, este los conmina a afirmar que su dama, la simpar Dulcinea del Toboso, era la dama más hermosa de la Mancha. El mercader, lógicamente, no acepta la amenaza y le responde que le deje ver algo material de dicha dama para así poder afirmarlo. D. Quijote le recrimina esa actitud materialista y pone por encima de ella su condición de caballero, digno de fe y de admiración. Arremete contra ellos lanza en ristre, pero el pobre Rocinante tropezó y su caballero quedó maltrecho y ridículo en el suelo. Y además es apaleado. Sin embargo, D. Quijote volvió a levantarse de ese trance y no se conformó con seguir siendo Alonso Quijano, el bueno. Nosotros ya estamos en el suelo y solo contamos con nuestra fe y nuestro sueño. Puede ser que también caigamos frente al pragmatismo o que nos toque perder alguna vez nuestra cabalgadura; pero estamos dispuestos a seguir nuestras andanzas porque detrás de ello hay una tremenda voluntad de ser. Equivalente a la de otro pasaje de esta gran novela, en el que tratan de convencer al caballero de la triste figura de que no es D. Quijote, sino Alonso Quijano, al que llaman el bueno, y dónde tenía hacienda y familia, y cuál era su naturaleza. A todo ello D. Quijote responde: ¡Yo sé quién soy! Es una afirmación rotunda que conlleva una idea que no se lee pero que es más importante: D. Quijote también sabe quién quiere ser. Es un acto supremo de libertad, la afirmación consciente de la personalidad, del querer ser, por encima de la propia identidad.

>> Al final, D. Quijote languidece y retorna a su persona, D. Alonso Quijano, en su lecho de muerte; y la respuesta de Sancho es desvariar, se quijotiza; empieza a requerir de su señor la aventura, el amor que debe a su dama, el servicio a los que los necesitan. No quiere que su señor muera, que muera su sueño, que pierda la esperanza. La voz de la realidad en la historia del ridículo caballero es ahora más realista que nunca: ¿qué es la vida sin un sueño, sin una motivación?

>> En resumen, Toño, Carlos y yo somos unos idealistas; queremos serlo y estamos dispuestos a pelear por nuestro sueño cuando este languidezca en alguno de nosotros, cuando la realidad nos muerda. Y si algún Sancho bienintencionado nos dice: ¡Que no son gigantes, que son molinos! Lo miraremos con gesto bondadoso y le diremos: ¡Déjame tener esperanza! ¡Déjame soñar!

>> Gracias por vuestra atención y vuestra paciencia, mi nombre es José Escánez y me tenéis a vuestra disposición para lo que mi persona, modestamente, os pueda ayudar.”

JOSÉ ESCÁNEZ CARRILLO

1898887_10205268263450071_852136273803997905_o

10679720_10205268261570024_7596065764951868808_o

10689866_10205268249609725_2814830090306593654_n

10703868_10205268263970084_1339437640114190372_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s