LADRONES DEL AMOR

Burt-Lancaster-Deborah_Kerr

Los periodistas, que tienen algo de poetas, les han llamado “Los ladrones del amor”. Así, de manera tan bucólica como idílica. Nos advierten de ellos como si fuera una nueva plaga, cuando lo de que te quiten el bolso o la cartera en la playa es más viejo que los arrozales. Pero claro, en agosto hay que enfocar la realidad desde otra perspectiva, y se lanzan a realizar reportajes con micrófono en mano para que vislumbremos bien el asunto.

Básicamente consiste en que los pilluelos que están al acecho, atentos a tu primera modorra playera o a tu primer pestañeo para sustraerte de manera ilícita lo primero que pillen, ahora se dedican a rondar a las parejas que rebozan su amor en la arena, momento de auténtica debilidad. Supongo que se deberá a que las parejas que recrean la famosa escena de Lancaster y Kerr en “De aquí a la eternidad” suelen ser jóvenes despreocupados con la última tecnología. Como no pueden vivir sin ella, al igual que antiguamente las amas de casa con el Scotch-Brite, pues se la llevan a la playa, por si hay un mensaje importante al que responder o se desvanecen los besos y les da por revisar un capítulo de Juego de Tronos o jugar al GTA. Y los pícaros tienen el agosto hecho, válgame la expresión.

f.1392774278

A los que han de ganarse la beca con el sudor de sus ideas les ha parecido esta noticia terrible y se han lanzado a por ella, en busca de la pareja más afectada y de la redacción más cervantina. Mi predilecto ha sido uno de una cadena privada que se ha ido a pie de playa en plan el del helicóptero del Tulipán para hablarnos de los crueles delincuentes que planean como halcones hasta cazar el descuido y lanzarse a su presa con una ejecución artística y gimnástica que ni nuestras admiradas nadadoras de sincronizada. Riza el rizo cuando nos asegura que los jóvenes aprovechan la “intimidad” de las playas y la noche para dar rienda suelta a sus escarceos y a su particular reinterpretación de las artes amatorias de Ovidio.

10547

Intimidad. Playas españolas. Nocturnidad. Para rularse, para partirse la caja. No sé cuántos años estudiando una carrera para soltar que una pareja de jóvenes busca intimidad en una playa en pleno siglo XXI. Por si fuera poca la decadencia, acompaña toda esa verborrea barata con imágenes explícitas de tal “intimidad”: un zoom kilométrico de una cámara enfocando a una pareja tras una pila de tumbonas donde el macho bombea desaforadamente en el particular vergel de la hembra. Y un mirón a escasos dos metros decorando toda la escena.

Pues eso. Más valdría que los becarios se dedicaran a poner las tildes en el genocidio palestino o que nos abrieran los ojos con las reformas exprés del PP y dejarse de tamañas boludeces. Que para no pensar ya tenemos a los Manolos de Cuatro.

LADRONES DEL AMOR 001rua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s