MASTERCHOF

aspirantes© RTVE

Pues ya tenemos ganador de la segunda edición de ese concurso tan pomposo como empalagoso, Masterchef. Al final, parece que la que mejor cocina y convence a los exigentes jurados es la carnicera. Le ha ganado al que se presentó al casting de los juniors, pero que se pasaba en altura y por eso lo llevaron a los fogones de los mayores. Después de tantas semanas a él no se le ha quitado el miedo del cuerpo, a pesar de haber sido finalista. Mimado hasta la saciedad, a alguno del jurado le ha faltado decirle eso de tra “pacá” que ya te lo termino, verás qué bien vas a quedar.

            No tenía madera de líder. La carnicera sí. Le sobraban carrilleras para tomarse la presión como tiene que tomárselo un verdadero jefe de cocina: me la suda. La vencedora tenía las virtudes que hacen de una superstar de la cocina una auténtica diva: le daba lo mismo ocho que ochenta. Ella no daba su brazo a torcer. Si le decían que no le había hecho puntillitas al huevo frito argumentaba que desde que el mundo es mundo estaba friendo huevos y sabía mejor que nadie que en la puntillita el huevo acumula demasiadas grasas. Si un famoso cocinero murciano (sic) llegaba para dar una clase magistral sobre la marinera y se la hacían repetir en la prueba, ella le endosaba guisantes como para un cumple y se quedaba más ancha que Pancha. Cuando el invitado le decía que la ensaladilla ni olerlos, ella contestaba que en cualquier bar de cualquier estación de autobuses la ensaladilla lleva guisantes y tropezones de patata y de ahí no la bajaba ni el ejército israelí a base de petardazos.

jordi--300x350

            Los guionistas de “El Chiringuito de Pepe” van a tener que currar poco. Con revisar el carácter de muchos de los aspirantes de esta segunda y tristona edición de un programa donde se han vivido momentos espeluznantes, les será suficiente. Esa visión engreída y endiosiada del gran cocinero de la ficción Sergi Roca se permeabiliza muy bien con la de muchos de ellos: no escuchan la voz de la tradición, creen que lo saben todo. Su lema es la perfección y son capaces de traicionar un micuit sin desplumar ave alguno. Cuando les hablan, no escuchan: parecen ellos los jefes, en vez de los aprendices.

Sergi-Roca-Mozart-fogones_MDSVID20140609_0178_17© MEDIASET

            Y así se construye un programa. Con la gente que tiene ese tipo de carácter que aborrecemos en nuestros vecinos o colegas de trabajo. Ahora la televisión pública va y nos recomienda que este es el buen camino para triunfar y vencer: ser un prepotente como la copa de un pino. Ya sabíamos que los que van de ese palo por la vida se comen menos marrones y se reparten más pastel a la hora de la verdad. Ahora además les premian en ese objeto de entretenimiento que se supone que está a nuestro servicio para construir mejores sociedades. Y así nos luce el pelo y nos sale la sopa.

 MASTERCHOF 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s