TURISMO AMABLE

1613941_619267891498811_6410259594788017272_n

Cuando me pongo, a estúpido nadie me gana. Pero hay veces que me superan de largo; que la desventaja que uno tiene es como de cien campos de fútbol. Estúpido me he quedado cuando he visto la noticia, todo hay que decirlo. Pero, comparado – a mi modo de ver – con quien la habrá promulgado es que parezco una fusión de Einstein con el último superviviente, oiga.

Como se escucha por aquí a menudo, lo que hizo el anterior alcalde parece sirope de ambrosía y tortillitas de maná a la manera de Cádiz a los oídos y los ojos de la memoria pacense. Tanto que ahora el colectivo se pone chulesco y se tira al barro, fomentando un plan que se orienta a un turismo destinado a gays y lesbianas. Se aprovecha así la nueva edición de los Palomos, que tanto agrado y jolgorio ha provocado a las arcas pacenses desde su puesta de largo. En menos de un lustro se ha convertido en tradición y emblema de la ciudad. Ya no conviene recordar que tal evento lúdico viene propiciado por una de las miles de salidas de tono del antiguo inquilino del consistorio. Poco importa cuando se saca la calculadora y se suman los totales de las boyantes cifras. Entonces, lo gay es guay y se aplaude, aunque se ponga el patrimonio cultural en riesgo con una cantidad de decibelios que extinguirían a los invencibles Ents del universo Tolkien. Como encima, aunque no lo parezca, estamos en periodo electoralista, pues aquí vienen las hordas sedientas de votos a mostrarnos sus mejores fauces y a colocarse las medallas en lugar bien visible, aun cuando los Palomos basan su origen en el esperpento y en la imagen de botarate que de sí mismo pregonaba su anterior alcalde.

70606-media

No sé qué entenderá el señor Monago por un turismo homosexual especializado. No quiero ni atreverme a pensarlo. Me imagino las explicaciones en el Circo romano emeritense a los “turistas de toda la vida”, con su guía de turno desbordando al personal con datos y fechas, evocando batallas entre aguerridos gladiadores tipo “cómic de 300” y otra explicación bien distinta para esos corpúsculos de turistas de la nueva hornada que pretenden potenciarse. Algo como con mucha menos sangre, con menos masculinidad, con un rigor edulcorado. Más amable, vamos.

Absurdo no: lo siguiente. Se defiende la igualdad, los espacios para la libertad y la tolerancia sexual y se enmarca todo en un macro-botellón al aire libre que se sigue denominando “Los Palomos”. Algo nada peyorativo, qué va, antes al contrario.

No hay forma más cínica e hipócrita de excluir que señalar a una persona por una determinada condición. Más si cabe cuando hablamos de sus valores sexuales. Más si cabe cuando nos escudamos en ellos para potenciar lo diferente. Y aquí, de una cosa tan seria, se hace una fiesta para sacar tajada.

TURISMO AMABLE 001

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s