PAUL OPERA (PARIS) [POR MENOS DE 20, ENTREGA #4]

CUENTA PAUL OPERA 001rua

PAUL es toda una institución en París. Hay unos cuantos, incluso en los aeropuertos. Incluso en el jardín de las Tullerías (Les Tuileries), a modo de furgoneta. Es decir, ya son casi portátiles y no sé si también franquicia. Aún así, es un referente para comer barato y rápido en una megápolis como París, donde uno nunca tiene tiempo para nada. Tanto si es residente como si es turista. Su fórmula de medio día para comer hace que decenas de miles de personas acudan a uno de ellos a diario. Solo hace falta asomarse un poco y ver las colas que se montan, incluso en los más céntricos y pijos.

De todos ellos, cabe destacar tres, aunque uno ya no existe (mi favorito, en Rue Rivoli, junto al ayuntamiento). Ahora acudo normalmente tanto al que hay en los alrededores de Saint Lazare y el de la Avenida de la Ópera. Que es el que hoy nos ocupa.

PARIS SEPT0130668copyright: SONIA MARQUES

Si tenéis la oportunidad y hay sitio disponible, no os lo penséis dos veces: subid a su salón de té del piso de arriba. Sí, van a cobrarte menos de seis euros por un bocadillo por sentarte en un sitio así. Pero acude a la “formule” que te dará menos dolores y quebraderos de cabeza. Fuimos cuatro personas y salimos a poco más de 14 por cabeza. En la formule se incluía el bocata (acompañada de ensalada y servido en plato), el postre (tipo tartaletas) y la bebida a voluntad (siempre y cuando sea agua de la casa, recordad lo dicho con anterioridad en otra entrega). Por si fuera poco, te dan cubiertos. Café fuera de carta, pero merece la pena.

lamparachezpaulcopyright: ANGEL GÓMEZ ESPADA

Vale, comer un bocadillo no es el sueño de cualquiera. Pero hay que probar los de Paul, porque si son famosos por algo es por su pan. Que levante la mano quien ha pasado por el escaparate de su tienda en Champs Elysées y no se ha quedado pegado como un niño pequeño o haciendo fotos.

Punto aparte: las tartaletas de Paul. Otro regalo mítico para los sentidos. Ir a París y no haber tenido la experiencia de saborear una de limón, fresa o frambuesa es como viajar a Londres y no pasar por los alrededores de Buckingham Palace. Te pueden parecer caras a priori, pero eso es porque no las has probado. Yo repito en cada visita. Mi favorita, la de frambuesas.

Sin lugar a dudas, PAUL es la mejor referencia parisina si te has liado con las tiendas, con los museos o con las colas de la Tour Eiffel y se te ha pasado la hora de comer.

PARIS SEPT0130664copyright: ÁNGEL GÓMEZ ESPADA

Aquí os dejo el enlace a la web, por si queréis ahondar en el tema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s