LOS BUENOS GESTOS

happy_birthday_madiba_poster

Como me lo dijo mi estimado Manolo, voy a intentarlo. Me dijo que le diera esperanzas a la gente, que están muy hartos de leer lo malo que es todo. Y dije, al menos una vez y porque me lo ha dicho él, voy a hacerlo: escribiré de buen rollito. Porque Manolo me dio una de las noticias más tristes de los últimos meses y mi mujer y yo coincidimos en que era triste de verdad. Gente que lleva haciendo toda la vida lo que mejor sabe, darte su espléndida sonrisa llueva o truene mientras te sirve un café o un pincho de tortilla, y tiene que dejarlo, por los motivos que sean. España era feliz hasta hace bien poco porque teníamos los camareros y los restauradores que nos merecíamos. No gastábamos dinero en psicólogos, como el resto del mundo, porque no nos hacía falta. Íbamos al bar, desembuchábamos las penas, nos reíamos del último chiste y nos íbamos a casa pensando que no todo estaba perdido y que mañana sería otro día. Con sol y mejor. ¿Qué tiempos, eh?

tapas-granada

Pero volvamos a lo de dar esperanza. Me había propuesto hablarles del ejemplo de Madiba, aunque poco sé de él (no como el resto, que parecía acá que todo el mundo había comido con él al menos una vez: qué de elogios sin parangón y qué de anécdotas conocíamos del sudafricano, no somos nosotros nadie rastreando por la red). Creo que todos llevamos un Madiba dentro, aunque no lo sepamos. Algunos lo llevamos tan tan tan encerradito bajo siete llaves que tiene que venir el señor ese tan alto de “Hermano Mayor” a sacárnoslo con un buen sacacorchos, pero lo tenemos. Somos buenos, se nos ve en la cara. Hasta el más canalla de los canallas saca su lado bueno si sabe dar con el fotógrafo adecuado. Todos queremos paz y libertad, aunque no las hayamos conocido nunca. Aunque le rallemos el coche de cabo a rabo a nuestro vecino, sabemos que, en el fondo, lo hacemos por su propio bien, para que aprenda que no puede ocupar otra plaza que la suya. Aunque nos llevemos la maleta de otro en el autobús y no la devolvamos nunca, lo hacemos para que ese desconocido aprenda el valor efímero de las pequeñas cosas. Así de buenos somos. Y nos esmeramos en demostrarlo todos los días. Como Madiba.

madiba31

Por eso nos gustaba tanto: nos reconocíamos en él. Como Obama, ese ligón de pacotilla, que dice no saber qué hacer, ahora que ha perdido el ejemplo de Madiba. Cerrar Guantánamo de una puñetera vez, señor, por ejemplo, sería un buen gesto para demostrarnos su pena y su pérdida.

En fin, hablando de personas buenas y ejemplos a seguir, por ti, Manolo, este artículo. Porque espero que tu nueva vida sea mejor. Danos esa esperanza. Y, por si algún día desfalleces, regresa a estas humildes palabras de ánimo y recuerda lo felices que nos hiciste con un solo gesto a tus eventuales compañeros de fatigas.

Articulo 14122013 001RU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s