INCÓMODA MALALA

g9530_malala.inddcopyright: revista time, sacada de aquí la foto

A Malala le han otorgado el premio Sajarov. Un premio que dan los grandes diplomáticos del mundo a gente que hace lo que ellos no se atreven a hacer, porque el mundo de la diplomacia es más delicado que operar a corazón abierto.

Sorprende el discurso de Malala, amenazada de muerte por los señores talibanes, que ahora son armados y peligrosos porque ya no reciben las subvenciones del departamento de estado norteamericano. Sorprenden sus ideas sobre todo porque es joven y ya se sabe que los gobernantes se esfuerzan las 24 horas del día por quitarles las ideas a los jóvenes. Hoy una idea es un emoticono y un pensamiento no puede sobrepasar los 140 caracteres si queremos que tenga cierto calado.

Malala dice que, ya que hay muchos empeñándose en callarle la voz y que conseguirán acabar con ella, no hay que esconderse, porque eso es de ricos. Los poco optimistas sabemos que, tarde o temprano, acabará con una tunda de latigazos que darán al traste con toda su juventud, todos sus premios y toda su valentía. Lloraremos entonces y nos tiraremos de los pelos y puede que incluso le lluevan premios póstumos y un sinfín de homenajes. Con algo de suerte, es probable que Bob Geldof mueva algunos hilos y tengamos un macro concierto de cientos de horas con músicos hiper solidarios reivindicando que no hicieron mucho por salvarla y que tampoco van a hacer nada por las decenas de miles de mujeres que están estigmatizadas en aquellos países perdidos de la mano de Alá.

bob-geldof-20070628-275873

Pero será aún peor si sobrevive a las amenazas: nos cansaremos de ella y de sus reivindicaciones y estaremos agazapados esperando a que se resbale una sola vez para subirla de nuevo a la palestra y darle su merecido. Como si nosotros fuéramos los talibanes de la opinión pública. Que lo somos, no nos equivoquemos: cada semana salen nuevas intransigencias a eso que se conocía como libertad de expresión.

Seamos sinceros: en este mundo occidental preferimos una Malala mártir y fustigada que una Malala heroína y aireando nuestras vergüenzas un mes sí y el otro también. Ya sabemos nosotros exactamente cuán miserables somos y no nos gusta, en el fondo, que vengan a decírnoslo unas cuantas niñas pobres con sus pañuelos de colores chillones. Vean si no de nuevo el vídeo de la entrega del premio Sajarov. Entre los asistentes hay gente que cobra un pastizal por representar a ciertos países. Hombres que la aplauden con una mirada de asco y de soberbia que serviría para darle un Globo de Oro, cuanto menos; que apretarían ellos mismos el gatillo sin dudarlo; que son conscientes de su miseria, pero que no están dispuestos a que una niña se lo esté recordando constantemente. Hombres que no están dispuestos a aprender. Hombres que gobiernan mundos para darnos un escarmiento.

Incómoda Malala 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s