HISTORIAS MODERNAS DE JALOGÜÍN

542223_558993180851779_464505536_ncopyright: desconocido, recogida de aquí.

Usain Bolt está asustado. No por los rumores y las especulaciones que han surgido sobre las formas de entrenar y automedicarse de la selección jamaicana de atletismo. Después de lo visto en nuestro Palacio de Congresos el jueves, el hombre está tiritando, temiendo que todos sus records estén pendientes de un hilo.

Una vez acabada la votación, salieron en tropel sus señorías, cual alma llevada por el mismísimo diablo en carruaje de plumas y sedas, en busca de los beneficios para la salud de un puente de tres días. Alguno de ellos ni se esperó al recuento de la votación e iba recolocándose la gabardina por los pasillos, de la prisa que les entró por desaparecer del mapa político. Si algún entrenador avispado hubiera asistido al pleno de sesiones ese día y le hubiera dado por cronometrar los tiempos de los tres primeros que ahuecaron el ala, se habría encontrado con la agradable sorpresa de unos registros similares a los de Shelley-Ann Fasher Price en 200 metros en el pasado mundial de Moscú.

congreso_diputados(1)copyright: desconocido, recogida de aquí.

Total, ¿qué más daba que hubiera cámaras o que estuvieran votando por las enmiendas a la futura reforma de las pensiones, importantísima para millones de desgraciados? Lo crucial era salir echando leches de allí. Todos sabemos cómo se pone el centro madrileño a mediodía la víspera de festivos. Más este, que hay que disfrazar a los chavales crepuscularmente y subir las foticos al twitter y costearlo todo con el erario público. Total, ¿qué más daba que el actual presidente dijera en su discurso de investidura que eso de los puentes destrozaba la productividad de las multinacionales y que había que borrarlos del calendario, como los domingos para los centros comerciales?

halloween_bike_cartel_para_imprimir_0Poco importaba. Hace mucho que ya descubrimos que aquellas palabras de aquel presidente recién estrenado solo iban dirigidas a los parias, que ellos nunca iban a estar dispuestos a incluirse dentro del saco. Ellos son España solo cuando hay intereses de por medio. Son ese amigo molesto que siempre te invita a cenar a su casa y una hora antes te llama para que le lleves por favor media docena de huevos para hacer el postre que pensaban que sí pero que no tenían; que le traigas el vino, las coca colas y el hielo. Y, por último y en este orden, te pregunta qué tomas para las copas, que en su casa solo hay ginebra de propaganda y un licor de melón casero que le dieron los cuñados de la masía en el verano del 2002.

Así que ya saben: cuando quieran meterle el miedo a sus hijos en el cuerpo porque no recogen los juguetes del pasillo o no se comen las espinacas, pónganse una linterna en la cara y cuéntenles la historia de los salvadores de la patria huyendo por las escaleras del hemiciclo. Como el propio capitán del barco Concordia, a quien tanto criticaron.

HISTORIAS MODERNAS DE JALOGÜIN 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s