EN BLANCO

 cultura_blanco

Por motivos de trabajo, aún no he logrado visitar la Noche en Blanco pacense. Es hermoso ver cómo en esta ciudad se monta una tradición en un plis-plas, siempre que haya algo de maridaje entre el salir, el cachondeo y el bebercio. Sería una cuestión de análisis sociológico, pero servidor prefiere verlo como una respuesta positiva y automática a las buenas voluntades de los organizadores. Al éxito de la Almossassa, se le unió después el de este singular acontecimiento y, luego, el más peculiar aún de la caravana de palomos cojos, que parece que Badajoz estaba ansiolítica por tener su propia caravana de palomos (ya hay entrada en la wikipedia y todo). La aceptación popular al evento en cuestión contrasta con la misma aceptación que siempre se tuvo por el autor de las palabras que lo provocaron todo.

Y la Noche en Blanco, por lo que uno lee y escucha, es un éxito rotundo, que hace que las programaciones abulten más en cada nueva convocatoria, con sugerentes propuestas culturales que el resto del año son, o suelen ser, ejecutadas con cuentagotas. Sin ir más lejos, la de poder contemplar la totalidad de la ciudad desde el marco incomparable de lo alto de la Torre Badajoz, uno de los símbolos pacenses del despilfarro inconsciente que provocó la crisis mundial que hoy padecemos, aunque en noches como ésta parezca que nos inoculan la bacteria del plácido olvido. Uno, por muy alto que le suban para ver la panorámica, no logra acertar la relación que puede haber entre la idea de dar a conocer los monumentos o el arte de la ciudad y ese mamotreto oscuro y mal financiado.

e1ac94e19d86de42136084596467d90c

Habrá hasta un total de 84 actividades (entre pitos y flautas). Y, como muy bien explica Antonio L. Cintas, daría para mucho si se fueran dosificando a lo largo del año, ofertando una actividad cultural al alcance de todos y que proporcionara a la ciudad un lecho cultural sobre el que cimentar más tarde otras actividades, que habrían de  ser bienvenidas.  Es una simple cuestión de educación y no, como es el caso, de ganar el combate de la cultura a los puntos, por apabullamiento del contrincante. Para compararse con París (ese es el espíritu según reza la web) hay que tener, al menos, una oferta anual similar a la parisina.

Por último, para que vean que todo no va a ser mal rollo, déjenme aconsejarles el evento organizado por mis amigos coloquiales de Aristas Martínez Ediciones. Un recital poético en el que comparecerán otros tantos amigos: Siracusa Bravo, Ben Clark, María Eloy García o Carmen Camacho. Que unen sus fuerzas y acompañan al duende José Manuel Díez, con quien tengo pendiente una entrevista poética. Cuando el azar tenga a bien juntarnos de nuevo y quiera disponernos un par de minutejos para hablar.

Ustedes, que pueden, disfrútenlo.

EN BLANCO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s