FOMENTANDO EL TURISMO

2414667225_7b5b25a605Festival Teatro. Mérida. Copyright: Ángel Gómez Espada

Quién me iba a decir a mí que saldría de Mérida con mal sabor de boca. Precisamente yo, que desde mi primera visita quedé enamorado de la ciudad, y a la que me gusta volver con la mínima excusa, ola de calor incluida. Es pensar en los placeres del ya extinto Casa Nicolás, de Casa Benito (al menos, con los antiguos dueños), de las nuevas ofertas del sumiller Jesús Sanguino, de plantarme ante el Templo de Diana o entrar al Museo Romano y se me hace la espera verso. Y sospecho muy mucho que la culpa es exclusiva de unos pocos, mal llamados políticos, que se han apuntado al carro de la nueva moda del recaudador de impuestos o del cobrador del frac. Hay algunos que han entendido lo de la austeridad muy mal, y se han puesto la chapa de Príncipe Juan de Nottingham.  ¿Quién ha decidido que seamos los turistas o los amantes de la emérita ciudad los que paguemos el pato de su deuda y el desaguisado de unos cuantos canallas?

4093246398_d92a44b977Jesús Sanguino en su tienda

El tema del aparcamiento en Mérida era ya esperpéntico, pero ahora han puesto el pagamento a lo chulesco madrileño y han pintado de azul más aún toda la ciudad. El máximo establecido era de 1,85 euros, con la sorpresa de que se debía insertar el importe exacto. De no proceder así, la maquinita te devolvía las monedas. ¿Eh? Señores recaudadores: las máquinas aprendieron a devolver cambio hace lustros.

Añadamos a esto que la entrada para anfiteatro y teatro se ha encarecido en un 50% desde los tiempos que venía familia y amigos y les acompañábamos a visitarlos, sirviéndoles de improvisada guía. Hablo de 2008 ó 2010, vamos. Doce pavos porque se vende en conjunto y no se puede adquirir indivisiblemente. Algo así como que el turista va a la ciudad y visita lo que le obligan y no lo que desea. Oiga usted, es que nos hemos gastado muchísimo en adecentar el Circo y nadie pagaba por verlo. Ah, vale. Loable excusa, pero ¿ustedes han entendido bien el significado de “Patrimonio de la Humanidad”? Eso quiere decir que algún cachito de todo aquello es mío, porque me representa.

5625285920_832a2f829d_z

Puente Lusitania. Mérida. Copyright: Ángel Gómez Espada

Y después de dar mil vueltas para encontrar a alguien que nos cambiara para ingresar el importe exacto, pasear con prisas para que no se nos fuera el santo al cielo y sobrepasáramos el tiempo establecido, llegamos al coche y nos encontramos una multa de 80 euros por habernos excedido 20 minutos. Intentamos anularla en la máquina (quedaba en 30), pero, elemental y misteriosamente, esta no podía tramitar en esos momentos nuestra petición.

Desde aquí pido encarecidamente un fuerte aplauso para los que idean este tipo de iniciativas, fomentando así el turismo extremeño. Luego no se quejen por ir a la cola en todo, ni se extrañen si los que hoy están en la entrada ofreciéndoles menús, mañana se los encuentran pidiéndoles limosna.

FOMENTANDO EL TURISMO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s