HAY UN AMIGO EN MÍ

toy-story-1copyright: Pixar

Como no podía ser de otra manera en este paisanaje de mentecatos en el que buceamos, la llegada de Bárcenas a la cárcel se ha convertido en todo un acontecimiento. El tipo lo peta, como si de un nuevo fichaje de Florentino se tratara. Se lo está montando que ni Ángel Cristo en un concierto de los Kings of Leon. Firma autógrafos, juega al mus, fuma puros, regala ropas caras a los que por allí pasan y un largo etcétera que todavía no ha trascendido. Es como Dimas, un ladrón bueno. Una persona majísima, aseguran. Pronto veremos su serie en Telecinco o de jurado en algún masterthief, aunque para ello sea necesario hacer una colecta entre los reclusos de la comarca.

111-24

Las sensaciones que todo este circo provoca son la verdadera Marca España, no me cansaré de repetirlo. Porque se presiente cualquier cosa menos que este Luis esté expiando sus culpas y que se encuentre profundamente arrepentido de lo que ha hecho. En nuestra piel de pandereta este tipo de amabilísimas sabandijas caen de puta madre. Ni Robin Hood que viniera con tres sacas de monedas de oro a nuestra casa nos caería tan simpaticote como Bárcenas regalándonos sonrisas, abrazos, puros o pantalones – lo de regalar ropa, sinceramente, es de lo más simbólico, pero no vamos a entrar ahora en esos detalles.

Lo que en otro lugar sería: usted ha robado y por eso ha de ir a la cárcel, aquí se convierte en: no, discúlpeme, yo me ha apropiado indebidamente de una cantidad disparatada de dinero y por eso me voy de vacaciones a un sitio especial, donde puedo seguir siendo super cool y la comidilla, que lo de haceros peinetas como que ya le voy cogiendo el gustillo y mola un montón. Y cuidadito con molestarme o ponerme en evidencia que tiro de la manta y preparo aquí un motín con más pedigrí que la final de la Confederaciones.

Robin Hood

Ahora bien, en petit comité sería una anécdota más de las muchas que flotan diariamente. Es el lema nacional por antonomasia y nos vemos reflejados en él. Si puede hacerse, se hace y punto. Como aquel autobusero que se jactaba de no ir al cine porque su sobrino le bajaba todo por la Wifi del vecino y que con lo que había calculado que se ahorraba compraría un home cinema.

Pero, a diferencia de la poca sesera del autobusero, es que lo de Luis Bárcenas está examinándolo con lupa toda Europa. Sí, esos mentes cuadradas a los que tanto dinero les debemos y que nos suben el interés un porrón por ciento más en cuanto estornudamos una reforma que no les convence. No creo que se pongan a danzar de alegría al ver cómo dilapidamos su dinero, teniendo en cuenta que ya van sabiendo lo que significan las promesas de nuestros últimos presidentes.

Luego, cuando nos corten el grifo definitivamente, a ver a quién van ir con el cuento de estos tienen la culpa.

 hay un amigo en mí 001rua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s