LA PRÓXIMA LA PAGO YO

o-cubatas-congreso-570_29122_11

Todo les parece poco. Ya no se contentan con esas dietas milagrosas que se inventan, que, en vez de adelgazar, engordan y donde uno se siente feliz consigo mismo, pues no importa la cantidad de pan ingerida diariamente.

Eso son bagatelas. El poder suministra tantos quebraderos de cabeza que es un sin vivir. Hay que estrujarse mucho el seso para sacar más tajada a lo de ejercer como diputado. Algunos incluso lo han comentado a micrófono abierto: de no ser así, nadie querría meterse en esto. Es un oficio que estresa y fomenta la aparición de arrugas, canas o calvicie que da gusto. Salvo Bono o Becerril, compare cómo estaban cuando entraron y cómo se encuentran. Un auténtico desastre. Qué estragos, por favor. Ustedes dirán: ¡pero es que llevan treinta años ejerciendo! Contestaré: nimiedades. Para un político nacional, donde esté una buena dieta, que se quite la Skin Perfecting Cream de Clarins o la Cream Corréction Complete SPF 30 de Chanel.

Con el objetivo de sobrellevar mejor la carga, les ha dado por unos bonos descuentos en las copichuelas de la cafetería del congreso. Es desolador pagar lo que algunos reclaman por ponerle un poco de pepino al gin tonic. Para justificarse dicen que es una medida bobalicona. La mayoría – no sabemos si absoluta o no, en este caso – evita paladear allí licores espirituosos: siempre hay periodistas alborotando la tranquilidad del salvador de la patria, usando artimañas para tergiversarlo todo.

tanqueray-ten-437461

Claro: imagínense que salen de aprobar, por ejemplo, el nuevo tarifazo ideado por el séquito de Montoro (certificado de eficiencia energética lo llamarán) y se ponen con la Tanqueray y que rule. Como que queda de un gusto puag. Es mejor el bar de la esquina, al amparo de curiosones. Y qué me dicen si nos enteráramos de que, tras darle al oquey a la idea de que los parados dejen de cobrar la prestación a partir de 61 años – obligándoles prácticamente a una jubilación anticipada -, acto seguido viéramos cómo se sirven un whiskazo (hay que pasar las penas como mejor se pueda tras una medida con tan mala baba). Seguro que nos lo tomamos a la tremenda.

Bueno, pues en esas estamos. Les subvencionaremos hasta el alpiste. Cualquier cosa es poca para los que se sacrifican por mantener el estado de bienestar (bueno, vale, solo el suyo) a toda costa. Se ve que ya no tienen la excusa de dejarle el pufo al otro, pues dice una leyenda urbana que hasta hace poco en la cafetería del Congreso se escuchaba mucho aquello de: ¡apúntasela a Correa!

partitura_himno_de_la_alegria

Que sigan tensando la cuerda. Luego, cuando se rompa, dirán que la culpa ha sido nuestra y nos echarán los perros. Para entonces, estaremos esperándolos a las puertas. No con las manos abiertas: con los puños cerrados y el Himno a la Alegría a todo lo que da.

LA PROXIMA LA PAGO YO 001RUA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s