LOS ENEMIGOS SON ANDRES BELLO Y EL CHACHO

El idioma se mueve y varía en el gusto de cada tierra,

Y las herencias existen porque existe la rebelión.

Eso con respecto al lenguaje, dominio al que el Chacho,

Al parecer, era ajeno, ya que sólo sabía rubricar

Las cartas que un amanuense cualquiera le escribía

Desde su rancho o, digamos, la cancillería de Guaja.

A ver si se entiende cuando el polemista afirma

Que se ha de escribir tal como el pueblo pronuncia,

No gui, gi, no gue, ge, que no, qe, i por y, hache fuera,

O cuando se proclama a viva voz que el temor a infligir

Reglas produce sometimiento porque cuenta la pasión,

No la forma estipulada correcta desde la Academia,

Se ha de pensar, por favor, estrictamente en literatura,

Ya que en política acá a eso se le llama montonera

Y a los montoneros un romántico en el gobierno

No ofrecerá más que policía filológica. Son dos cosas.

 

SERGIO RAIMONDI. Los enemigos son Andrés Bello y el Chacho

En Poesía Civil (Ediciones Liliputienses, Cáceres 2012; p. 137)

Poesía

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s