CON MARIANO NO SE JUEGA

copyright, desconocido; extraído de aquí

A pesar de que el ser humano de denominación de origen “español” es bastante procaz a darle a la inventiva y propenso a parir imaginaciones disparatadas con tal de evadirse de la realidad cuando esta le vigila la entrepierna o le muerde las nalgas, pocas justificaciones habrán de quedarles a los devotos del voto castigador para defender a nuestro admirado Mariano. Sin embargo, ahora que lo vapulean por cualquier rincón tildándole como el líder más incompetente de la Eurozona – a pesar de la feroz competencia, insisten – necesitamos más que nunca del esfuerzo y coraje de estos.

Yo salgo en su defensa.

Con Rajoy solo tenemos derecho a meternos nosotros, que para eso lo llevamos en volandas hasta la Moncloa y lo proclamamos salvador de salvadores y experto en crisis mundiales. ¿Qué es eso de que venga un don nadie a darle escarnio público, cuando ni sabe escribir bien sus apellidos? Los del Barça y el Madrid están siempre a la gresca, pero en cuanto se ponen a las órdenes del marqués les falta tiempo para comerse la boca. ¡Sí alaban a Torres incluso! Pues entonces, lo mismo haremos nosotros con nuestro Brey, por parte de madre.

Es hora de olvidarnos de lo de: “pobre, no dadle tanta caña porque no lleva ni cien días en el cargo”. Ha quedado obsoleto. Aunque se esfuerce por parecer más torpe que Bush leyendo un libro infantil, con su candidez gallega de “a mí nadie me explica nada y a las reuniones voy a pelo sin intérprete, con mi google translator y punto” no dejaremos que vengan los de fuera a manteárnoslo.

copyright, Spencer Tunick

Escúchenme bien: no vamos a tolerarlo. Cuando le dicen tonto por negar la evidencia como si fuera un concursante de Gran Hermano y por arrastrarnos al colapso, con un acento británico que rasga tímpanos, nos llaman tontos a nosotros por votarlo. Criticar sus acciones de parvulario es nuestra honra. Es un deporte patrio y queremos la medalla de oro, nadie va a arrebatárnosla desde fuera. Hemos adquirido ese derecho en las urnas.

¿Acaso si le pinchan en las sienes no sangramos todos?

Entonces, si el presidente quiere llamar victoria a lo que el resto del orbe llama rescate saldremos a las plazas a vitorear esa victoria, proclamaremos nuestra algarabía tintineando facturas y haremos música con huchas compradas en los chinos. Si dice que presiona a Europa, todos juntaremos las manos para hacer de tapón, aunque sea a pelo como en una foto de Spencer Tunick. Si quiere ir a fastidiarnos el estreno de la Eurocopa con su mal fario le escoltaremos hasta el aeropuerto a paso de campaña y estaremos esperándole a la vuelta para celebrar la mierda de empate.

Porque dijo: tengo la llave. Dijo: seré sereno por todos vosotros. Dijo: no descansaré. Y la palabra de un gallego es como la caricia de un abuelo: redentora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s