¡TÚ SÍ QUE VALES!

Confieso que aprecio por los federales tengo el justito. Se podría medir en miligramos. No me fío de ellos, como supongo que ellos tampoco de mí, siempre que sea cierta la leyenda negra que dice que leen todo lo que huela a neo-terrorismo, o lo que ellos entienden por eso, que ésa es harina de otro costal. Mi aprensión es probable que esté deformada por la imagen que los propios norteamericanos dan en sus series y películas de efectos especiales imposibles. Si en ellas hay un protagonista, por lerdo o autista que parezca resolverá el caso antes que ellos. Vamos, que veo a Lina Morgan saliendo en la pantalla y sé que va a dar con el presunto implicado antes que ellos. No digo ya si aparece Ana Obregón con bata.

En la vida real no es que anduvieran muy finos en mis estimaciones, sobre todo después del affaire Gaspar Osama Bin Llamazares, que da escalofríos, sobre todo por la repercusión mediática que tuvimos que soportar de uno de nuestros más laureados líderes. Que a uno le da por elucubrar – en una tergiversada teoría conspirativa – si la parafernalia de no enseñar el cadáver no habrá sido resultado de una catastrófica equivocación de retrato robot, y el que está en el fondo del mar es el logroñés de rostro inoportuno en vez del avezado ejecutor de masas. Afortunadamente, el discurso de nuestro político en los últimos meses saca de dudas al más escéptico y nos permite respirar aliviados.

Sin embargo, en las últimas horas han demostrado que, cuando quieren, los del FBI son de lo más eficaces y previsores. Se debe este vuelco a la negación del visado a Antonio Manuel Álvarez Vélez, de nombre artístico Pitingo, al estar considerado por el gobierno estadounidense un violento – allí lo de presunto es un adjetivo obsoleto – terrorista, y haberlo incluido en una de sus listas negras. Una de ésas en las que saltan todas las alarmas y te impiden viajar a territorio USA. La embajada en Madrid se ha justificado diciendo que todo ha sido producto de un engorroso malentendido, pero no hay que estar muy ducho en nuevas tecnologías como para entender a las primeras de cambio que de error nada de nada, que allá han escuchado el último trabajo de recreaciones del de Ayamonte y han pedido de inmediato una posible extradición a Guantánamo. Ni que decir tiene que graves damnificados, como Stevie Wonder, Aretha Franklin o Donna Summer, habrán firmado ese papel, al considerar, siempre según sus agentes, delito de lesa humanidad lo que ha hecho con sus éxitos internacionales.

Según la prensa, siempre morbosa ella, se especula con la posibilidad de que Gaspar Llamazares haya contactado vía telefónica – whatsapp – con el joven talento, para mostrarle todo su apoyo y solidaridad en unos momentos tan complicados como dolorosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s