38 CANCIONES PARA UNA DÉCADA: VIII (9-5)

9.

Dress Up in You, Belle and Sebastian (from The Life Pursuit, 2006).

Seda auténtica, una canción que marca un crescendo delicioso marcado por un bajo que es como una escalera que asciende hasta los momentos más plácidos del más plácido de los sueños. Si bien considero que el disco no es lo mejor que han hecho los británicos, ésta canción es capaz de salvar una discografía entera. Tomar con café y galletas y se perderá la noción y la raíz de cualquier problema. Ponerla en tardes otoñales de lluvia monótona obliga a reconfigurar el mundo tal y como lo conocemos.

8.

Perfect, John Cale (from Black Acetate, 2005).

Podemos afirmar abiertamente que no ha sido ésta la década del mítico fundador de The Velvet Underground. Sin embargo, este elocuente carpetazo en la mesa del despacho de los creadores de productos empalagosos nos dice que el viejo roquero aún tiene ganas de arriesgar y de aprovecharse de una barrigona de vez en cuando.

7.

Somewhere Only We Know, Keane (from Hopes and Fears, 2004).

Qué lejos quedan aquellos meses en los que estos chicos británicos sonaban a todas horas y parecía que se iban a comer el mundo. Ganaron hasta un premio Ondas, oigan. Y sin embargo, qué pronto se hartó la gente de su piano. Pero el bombazo de su primer single ha sido uno de los buques insignias del pop-rock británico en estos últimos años. Una canción de gran altura, que no deja indiferente ni a los masticadores de chicles pop ni a los puristas.

6.

Le Jour De L’Ouverture, Yann Tiersen (from Les Retrouvailles, 2005).

Lo siento, pero ya sabrán de sobra que siento debilidad por este francés carismático, que ha sabido como nadie quitarse las ataduras del superéxito (recuerden la banda sonora de Amelie) y hacer lo que le ha dado la real gana. Esta canción, sin ir más lejos, resulta abrumadora desde su inicio de guitarra melancólica. Las voces clandestinas de Miossec y Dominique A hacen el resto. El resultado, un tema imborrable para las tardes de castañas asadas y frío, mientras las madres nos meten los carritos de los niños en los calcetines por apiñarse las primeras frente a los escaparates.

y 5.

Hey Ya, Outkast (from Speakerboxxx / The love below, 2003).

Y qué decir de mi animadversión reconocida y pública al hip-hop. Pero algunas cosas, como ésta, afortunadamente se salen de sus nocivos parámetros (algo así como las baladas heavilongas, vamos). La canción, a pesar de ser otro bombazo en las listas de éxitos, recibió el beneplácito de la crítica que encumbró a un duo que después ha seguido una trayectoria más irregular. Pero ese comienzo machacón e incisivo hace que uno se ponga de buen humor sí o sí. Y el videoclip, una pequeña obra maestra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s