LOS PAGAFANTAS DE ANGELA

¡Acabáramos! Que la Merkel ha salido de su escondrijo y ha puesto las cartas sobre la mesa. Ha hecho las maletas, quedándose un año más sin vacaciones por la cosa del negocio, y se ha venido a los aledaños de Sol con el consabido cartelón de “Compro Oro”. Cómo estará la cosa de las finanzas para que toda una jefa de estado se busque un trabajito a tiempo parcial para llegar a fin de mes. Para disimular, ha dejado que hagan las declaraciones sus socios políticos, no sabemos si por decoro o porque tenía que ir a una tienda de Passionata a proveerse.

“Compro oro, oro español del bueno”, brama entre Carretas y plaza de Canalejas hasta aproximadamente mediodía. Después toma el cercanías hasta Nuevos Ministerios y el metro hasta la T4, que lo del coche oficial queda impropio en tales coyunturas. Y de allí, con apenas tiempo para un café, a Fiumicino, tren hasta Termini y un taxi hasta el centro de Roma, Piazza del Popolo, con el mismo cartel, ahora en italiano. Entre las 4 y las 8 de la tarde, más o menos, según mercado. Y de regreso a Berlín. Durante el trayecto, videoconferencias para desestabilizar un poco más los ánimos de la zona periférica, a los que nos ha tocado hacer de pagafantas.

“Pago en yuanes, moneda del futuro”, dice, y se queda más ancha que la Nízar descerrajando entuertos, porque sabe que nadie le tose. Lo hacía “le petit Napoleón”, pero se ha ido a hacer los cursos de acompañamiento al parto a la bella Bruni en cuanto ha salido la noticia que dice que Francia ya no crece, como él. Vamos, que este año ni con las alzas de Super Sarko superamos el Via Crucis.

Y es que un trabajillo extra nunca viene mal. Y lo fundamental es la publicidad y el marketing. Así que la Merkel, sabia administradora de bienes ajenos, nos ha pedido a los españoles que vendamos el oro para sanear nuestros problemillas de liquidez y así tener por donde empezar a trabajar. Sinceramente, hubiera sido casi menos deshonroso que nos dijera que llamáramos a Cofidis, que nos hace un apaño en menos de lo que tarda un fontanero en desaparecer de nuestra avería para irse al bar de la esquina a buscar una pieza insustituible.

La vicepresidenta Salgado, en todo un alarde de desafío y compromiso, ha calificado la brillante idea como poco afortunada, lo que nos devuelve la esperanza a los que nos temíamos que les darían las llaves de oro de la nación por tan sutil indirecta a los alemanes, que tampoco llevan muy bien que nos hayamos convertido en su bestia negra dentro del terreno de juego. Porque algunos visionarios ya estábamos vislumbrando el pillaje y los disturbios, la fiebre del oro, la profanación de tumbas, el ataque a barrios residenciales, el esperar noches despierto para quitarle la funda molar y dorada al abuelo… Lo que sea para vender oro. Para eso los españoles somos unos campeones, sobre todo cuando no se trata del propio.

Últimamente es que nos meten por todos lados. No hay día que nos levantemos y no salga nadie dándonos una colleja por lo mal que lo hacemos todo. Como si anteriormente lo hubiéramos hecho bien. Como si anteriormente ellos mismos lo hubieran hecho bien. Si todos hubiéramos hecho nuestros deberes, ahora tendríamos vacaciones y no estaríamos enajenados con el oro, que parecemos gambusinos en busca de pepitas en las inmediaciones del aserradero Sutter’s Mill.

Al ritmo que está subiendo el valor del villano metal no sería de extrañar que pronto, lejos de buscar soluciones más inteligentes, nuestros mandatarios quisieran cobrar en onzas sus actividades patrióticas. Y veremos a ver si no se nos ponen a hacerle la competencia a doña Ángela con el cartelito de “Compro Oro”, que se va a poner el centro de la capital como bebedero de patos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s