LIGHT MY FIRE [VERSION IMPOSIBLE # 12]

En 1969, una de esas paradojas que diariamente pueblan los pasillos del artisteo saltaba a las noticias. Light my Fire se adjudicaba el grammy a la mejor canción pop del año. La canción era candidata, sí, pero no subió a recibir ese galardón Robby Krieger, su compositor, sino un joven puertorriqueño de nombre José y que había arrasado en el panorama americano con su album Feliciano! Sí, la canción originaria de los chicos de Jim Morrison tuvo un éxito enorme en la boca de los de Los Ángeles, consiguiendo el número uno en la lista Billboard de sencillos, pero tuvo que ver cómo el artista latino se adjudicaba un premio, gracias a una versión de un tema que aún coleaba en las radio-fórmulas en su vertiente original.

La canción original en sí ya había creado mucha controversia, al estar hablando manifiestamente del colocón de una pareja y el placer del viaje una vez que has alcanzado el clímax del chute. A pesar del éxito, por su duración y por su contenido, no era comercial para las radio-fórmula. En cuanto lo primero, hubo tijeretazo y la versión de la radio pasó de siete a tres minutos.  En cuanto a lo segundo, le salieron muchos detractores. Al propio Ed Sullivan, a pesar de haberlos invitado a su show, no le gustaba ni un pelo que los californianos melenudos fueran a su programa proclamando que era imposible estar más colocados y les propuso cambiar la letra. El final de la anécdota es tan famoso que sale hasta en el film realizado por Oliver Stone.

Es decir, que a los puristas norteamericanos les fastidiaba horrores tener que reconocer que les molaba la canción mazo, que les flipaba ese órgano vertiginoso de Ray Manzarek que ha inmortalizado la canción y, por extensión, el sonido de los órganos Fender, tan populares que hasta sirven de instrumento letal en algún tema de los Siniestro Total.

Así que cuando escucharon por las ondas la remilgada versión del puertorriqueño los remilgados productores musicales casi le echan agua bendita por encima, pues ya tenían todo mucho más facilito. Podían seguir tarareando la canción sin tener la preocupación de que la gente los viera como unos yonquis cualesquiera.

Con el paso del tiempo, misteriosamente, la versión de Feliciano no ha pasado a un segundo plano, sino que ha sido reverenciada a través de las numerosas versiones que se han realizado, casi siempre imitadas desde el punto de vista de Feliciano. Destacaremos, por ejemplo, la de Astrid Gilberto, que tuvo el capricho de proporcionarle al tema un toque de bossa nova y aportándole con su voz un tono sensual a la canción que ni por asomo consigue el puertorriqueño – y, desde entonces, las voces femeninas se han decantado por la sensualidad frente a la ralladura de Morrison. Así, todos se decantaron por recrear la versión y no la original. Puede parecernos curioso, pero optemos por pensar que es mucho más fácil recrear a Feliciano, hacer de esa canción una himno al deseo, por lo de calentar mi fuego, que entonar la bandera de las drogas y el éxtasis que provoca el inyectarse. Sobre todo en un mundo tan políticamente correcto como el de la música, aunque no lo parezca.

Pero, a qué engañarnos, la versión de Feliciano es irritante porque resulta demasiado melosa, como comparar un bombón de Jeff de Brugges con uno de la caja roja de Nestlé o como mantener una conversación telefónica con Lucía Etxebarría en mitad de una cena con Umberto Eco. Frente al frenesí rítmico de las puertas californianas nos topamos de bruces con una guitarra española que nos retiene el sentido común y el buen gusto. Es como si escucháramos la canción durante horas en una de las mayores fiestas a la que hayamos asistido, y con ésta me refiero a la original, y después nos pasáramos el domingo de resaca escuchando la de Feliciano, porque la cabeza nos va a estallar y la preferimos así, mucho más suavecita y perdiendo toda referencia al desfase del día anterior.

 Versión Original:

Versión Imposible:

p. d. Leído en Días de Radio el 13 de Enero de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s