HURT [VERSIÓN IMPOSIBLE # 8]

Hay un momento en la vida de cada uno que sabe que es la hora de ir poniendo las cosas en su sitio, recolocando los momentos buenos y apagando el fuego de los malos, que hay que hacer lo que nos falta por hacer porque somos conscientes de que el tiempo se nos agota. Y hay un constante legado que queremos dejar para una posteridad que ha de sobrepasarnos.

En 2002, alguien como Johnny Cash estaba arreglando esos muebles. Desde el 94 había ido sacando discos con el sello American Recordings y en ellos iba metiendo a saco temas re-visitados y vueltos a grabar con la amenaza de una enfermedad neuro-degenerativa comiéndole por detrás el cerebro. En total, hasta su fallecimiento, le ganó la batalla a su enfermedad en seis ocasiones, pues tal fue la cantidad de discos que consiguió sacar con aquella compañía. En ellos, el sempiterno hombre de negro, el genio de Kingsland, se vuelve más oscuro aún, pues, repetimos, está librando una lucha personal con la muerte, dejando atrás el oscurantismo de las anfetaminas y su sucia vida, plagada de fracasos íntimos.

Estos discos están regados con soberbias versiones de artistas que ha admirado en algún momento, o con los que ha colaborado, como es el caso de U2, con los que hizo una aparición en Zooropa. Más que como préstamos han de verse estas versiones como visiones interiores de Cash, y, por ello, no ha de resultarnos extraño que elija canciones como In my Life de los Beatles, I Won’t Back Down de Tom Petty o Personal Jesus de Depeche Mode, con tan significativos títulos. Con ellas, el legado de Cash va creciendo y el de Arkansas se va preparando para el devenir y el inminente final.

Pero es con una canción prácticamente desconocida para la mayoría que Cash consigue reconciliarse con todo el mundo, hasta con la propia muerte, que decide regalarle unas cuantas sesiones más de grabaciones en estudio. Nos estamos refiriendo a Hurt, del grupo estadounidense Nine Inch Nails. Una canción que fue incluida en The Downward Spiral, el álbum que los de Cleveland publican en el 94 y que se considera el mejor de los Uñas de Nueve Pulgadas. La canción no pasó desapercibida, a pesar de que el grupo no la sacó como sencillo del disco.

En 2002, Johnny Cash está en plena terapia, sacando sus fantasmas interiores de una larga y tortuosa vida y la letra de la canción es perfecta para ello. Trent Reznor no pasaba su mejor momento cuando la compuso, al borde de una depresión de caballo que le condujo casi al suicidio en el 99, lo que le hizo irse a grabar el disco en la propia residencia del cantante, que no era otra que la casa de Roman Polanski, donde Sharon Tate había sido asesinada por los secuaces de Charles Mason.

Cash logra el grammy por ella gracias al conmovedor video realizado por Mark Romenek, donde un muy avejentado artista hace un repaso a su vida en su propio hogar, diciendo que recuerda todo, transformando todo el sentido primitivo de la canción y que usa los cuatro últimos versos a modo de testamento:

Si pudiera empezar de nuevo,

A un millón de millas de distancia,

Cuidaría de mí,

Encontraría la forma.

Si la canción de Reznor ya logra emocionar por su discurso, por su innegable pesimismo y desazón, el toque de Cash descorazona totalmente, infringiéndole el sentimiento de lo perdido, de lo irrecuperable, de esa herida tan profunda que ya no se puede reemplazar, porque no queda tiempo, mostrándonos las llagas supurantes del artista y la auténtica culpa del hombre. Pues en esta versión no es el artista el que canta, sino el propio Cash, el hombre, no la leyenda del Country y del Rockavilly, sino el hombre comido por las drogas y por la enfermedad.  Quizás por ello, su propio compositor, Reznor, una vez escuchada la versión de Cash, no tuvo más remedio que reconocer que esa canción había dejado de pertenecerle, desposeyéndose de ella y atribuyéndosela por completo al legado del cantante de Arkansas.

Versión Original:

Versión Imposible:

p. d. Leído en Días de Radio el 2 de diciembre de 2010

Anuncios

Un comentario en “HURT [VERSIÓN IMPOSIBLE # 8]

  1. Una simple nota: La etiqueta “Versión imposible” (para mi) tiene connotaciones negativas, al menos, viendo la tónica que llevan las otras entradas. En este caso deberías buscar una fórmula para que no lo parezca… algo como “Versión impagable”.

    No hay cash suficiente para pagar a este Johnny.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s