ARRIVAL [VERSIÓN IMPOSIBLE #6]

Abba. Mike Oldfield. Mike Oldfield. Abba.

¡Globalización de los 80!

Discúlpenme esta entrada tan a lo Museo Coconut o tan a los Celebrities risueños de Joaquín Reyes y su cuarteto de Muchachada Nui, pero es que por más que en la actualidad se junten estos artistas nombrados uno sólo puede verlos en una recopilación estrambótica de los ochenta, o en un especial de qué fue de.

Y, sin embargo, por paradójico y esperpéntico que pueda parecernos ahora, estos dos nombres tuvieron en su día un nexo en común. Para los que habían pensado que el único atropello que realizó el inglés de Reading fue la canción de Luar Na Lubre, O Son do Ar, y que convirtió en The Song of the Sun, su single del mediocre Voyager, diremos que hay muchas más revisiones a lo largo de su trayectoria, aunque no todas de gusto tan cuestionable. Con la complicidad de los chicos de Rosa Cedrón, dejaron los gallegos que le mudara hasta el título, a ver qué demonios importa el título en una canción instrumental.

Pero viajemos mucho más lejos en el tiempo. En 1980 pasa de sus seguidores, los que le nombraban precursor de la New Age y cosas por el estilo, se deja de lado lo de las composiciones sinfónicas de 20 minutos y juega con la música y la posibilidad que le da tocar un porrón de instrumentos. Crea QE2, que es un juego con las iniciales del gigante Queen Elizabeth 2, con los colores del barco en la portada e invitándonos a un crucero que contiene 9 pistas. En dicho crucero, como es habitual, hay mucho tiempo para el recreo y el bueno de Mike lo hace con una versión de los Shadows de Cliff Richards, Wonderful Land. Ellos luego le devolvieron el guiño llamando a su álbum del 86 Moonlight Shadows y versionando a su fiel estilo, es decir, espantosamente, la composición de Oldfield.

Y también incluye Arrival, que dejaría sorprendido a más de uno. Arrival era el nombre del cuarto álbum de ABBA, el grupo dance por antonomasia de los 70 y que llenó las más sagradísimas pistas de baile de todas las épocas posteriores. Pero toda esa abbamanía que se vivió en el mundo hace unos años no sólo es producto de esa necesidad imperiosa de la sociedad actual de regresar a los tiempos felices de la nostalgia. Por lo visto, eran buenos y se convirtieron en un referente. Arrival, que aparece en 1976 portaba entre sus surcos los míticos Knowing me, Knowing you, Money, Money, Money y Dancing Queen. Y guardaba una pequeña joya instrumental que cerraba el disco y que le daba nombre. Para el resto de los mortales podría haber pasado desapercibida, pero no para el británico que vio todo el poderío que podría darle, trasmutando los coros de las pizpiretas Frida y Agnetha en guitarras que sonaban como gaitas celtas y extendiendo los coros. No es, sin lugar a dudas, lo más convencional que hizo ABBA, pues esta instrumental es la segunda y última concesión que los suecos se dieron en este sentido, no sabemos si obligados por las discográficas.

Pero lo que sí es cierto es que Mike Oldfield tuvo que ir acercándose cada vez más al pop-rock por culpa de la presión de Virgin. Esto le llevó no sólo a ponerle letra a sus composiciones, contando con la aterciopelada voz de Maggie Reilly, sino a ir centrándose en algunos instrumentos y dejando de lado otros. En QE2, sin ir más lejos, el propio Phil Collins, recién llegado a Genesis, tocará la batería.

El caso es que queremos pensar que la canción es un homenaje del inglés al fenómeno ABBA, un excelente homenaje, aunque es una versión imposible por lo distanciados que siempre han estado las músicas de unos y otro. La misma portada del single es un sincero guiño, con un Mike Oldfield manejando los mandos de un helicóptero, mientras que los cuatro suecos están delante de uno en la portada de su disco. Es mejor verlo todo así, y no sospechar que la intención de Virgin en aquellos momentos era convertir a Mike Oldfield en un producto consumible de masas y que llegara a vender los 400 millones de copias que vendieron los de ABBA.

Afortunadamente, muy a pesar de las compañías, el mundo es un lugar donde tanto la música del inglés como la de los suecos son necesarias y queridas. Y, en ocasiones como ésta, también llegan a ser hermosa y curiosamente compatibles.

Versión Original:

Versión Imposible:

Anuncios

Un comentario en “ARRIVAL [VERSIÓN IMPOSIBLE #6]

  1. Ya estoy visualizando a Joaquín Reyes caracterizado:

    -¡Hola!, soy Mike Oldfield; Miguel Campoviejo pa los de Albacete. Yo lo peté con tubular bells…

    ¡MIKE OLDFIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIELD!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s