WIND OF CHANGE [VERSIÓN IMPOSIBLE #4]

Si le preguntáramos a la gente de las diez últimas generaciones qué alemanes han sido los más universales muchos de ellos responderían sin dudarlo que la banda Scorpions, nacida a orillas del Leine, a su paso por Hannover allá por mediados de los 60. Y si preguntáramos por una de sus canciones, es más que probable que saldría vencedora una de las baladas de rock más famosas de la historia y paradigma de las baladas heavies, Still living you. Es por ella que muchos aún siguen afirmando que nadie hace baladas tan buenas como los heavies.

Pero nosotros nos centraremos hoy en su segunda balada más famosa, Wind of Change, que arrasó mundialmente en 1991, dentro de su álbum Crazy World, lanzado unos meses antes. Tal fue su éxito, que sólo en versión single llegó a vender medio millón de ejemplares, lo que es un buen panojal de los antiguos marcos. Desde entonces, se ha convertido en un referente del grupo y en un canto a las libertades.

La canción venía dada por los motivos obvios que circunvalaban el año 90: la caída del muro berlinés, la llegada de la Perestroika, el fin de la guerra fría y todo lo que su suponía que de bueno iba a venir con la caída del comunismo… Éramos inocentes y felices en 1990, sobre todo los alemanes que vieron como se hermanaban de nuevo los de la república democrática con los de la federal y a más de uno casi le da un soponcio ante la llegada masiva de los mcdonalds, como muy bien se ejemplifica en la más que interesante Good bye Lenin, de Wolfgang Becker o en la estupenda Berlin is in Germany, de Hannes Störh. Menos mal que la guerra de los Balcanes confirmó que nada había cambiado en realidad y que, cuando dos no se matan por los ideales políticos, tienen la excusa suficiente para aniquilarse en nombre de la raza o de la religión. Que para darnos caña siempre encontramos una excusa.

Pero la letra de la canción era preciosa, por qué negarlo y los Scorpions entonces estaban en deuda con una reciente visita a Moscú e inflados los ánimos con la situación nacional propia.

Su éxito en España y en Rusia fue atronador. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que fue la primera banda de rock en hacer una gira por Rusia, que en 1988 todavía era comunista. ¿Cuánto sonó en nuestro país? Nadie podría decirlo con exactitud. Quizás no tanto como una Macarena, pero a la altura de un Bomba del maestro King África o un In the Army Now de Status Quo. Tanto tanto dieron la tabarra y salieron por la televisiones nacionales que a algún alma cándida se le ocurrió la brillante idea de que fueran los mismos Scorpions los que hicieran una versión en castellano de Wind of Change, que vino en llamarse Vientos de Cambio. La adaptación de la letra es de diez, esto es indiscutible, pues se adapta como un guante en castellano a la original y prácticamente se convierte en un calco, incluida la estridente y chirriante referencia a la balalaica, como símbolo musical moscovita.

Sin embargo, es de primero de parvulitos que un artista no ha de ridiculizarse a sí mismo atreviéndose a cantar en un idioma que no domina. En este caso concreto, ni siquiera entiende ni jota. Que lo hagan artistas italianos o catalanes… Pues pase, por la proximidad de lenguas surgidas de la deformación multicultural del latín. Pero ellos eran alemanes cantando en inglés y adaptándolo al español. Suena raro y resulta más extraño todavía el resultado. Con escuchar los primeros segundos de la canción ya asaltan las dudas, con lo del río Moskwa y el Gorky Park, porque sólo los entendidos en materia sabrán de qué puñetas está hablando Klaus Meine, su carismático y simpático vocalista. Y lo de “se achica el mundo más” no lo pilla ni Daniel Brühl, protagonista de Salvador y barcelonés de nacimiento. ¡Pero si hasta Medina Azahara salieron al paso con lo del “Por el río de Moscú / Bajo a Gorky Park”!

Discúlpenme, llámenme ignorante si así lo prefieren, pero he tenido la posibilidad de escuchar la versión que hicieron en ruso y suena condenadamente mejor que la nuestra, por la proximidad del germano con el eslavo. Así que en este caso, habrá que decirles a los chicos de Meine: ¡Manolete, si no sabes torear…!

p. d. Leído en Días de Radio el 4 de noviembre de 2010

Versión Original:

Versión Imposible:

Anuncios

Un comentario en “WIND OF CHANGE [VERSIÓN IMPOSIBLE #4]

  1. Menos mal que en esta epoca de sequia hay quien se acuerda de los musicologos.Siempre es bueno cultivarse del arte de la musica pero en estos casos es mejor un baño en la playita con unos buenos espetos en el estomago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s