ASESINADO POR EL CIELO DE MORENTE

Adiós, don Enrique Morente, adiós. Le doy mi último adiós con la angustia cosida a las costuras del alma, con su voz de arcángel acongojándome por soleás al oído. Ha sido un placer tenerle en casa. Y seguirá siéndolo.

Nos quedan muchos paseos juntos, muchos atardeceres con la Alambra al fondo.

Como no me quedan argumentos, le dejo estos cuatro versos, que usted sabrá apreciar mejor que yo.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

[Federico García Lorca, Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías; 4. Alma ausente]

p. d. Ciudad sin sueño, OMEGA [Lagartija Nick & Enrique Morente]

excepcional, brutal, irrepetible

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s