INTRODUCCIÓN PARA UNA VERSIÓN IMPOSIBLE

Tarde es para subsanar heridas. Las cicatrices que cada uno tiene permanecerán con él hasta el último suspiro, y no pretendo con esto evitar posibles y futuras desgracias. Los cafres seguirán siendo cafres y hay gente que tiene el nivel ético bajo mínimos y por darse a conocer hace lo que sea.

Oh, las versiones. Cada  uno de nosotros podría poner sobre el tapete alguna que le sacara de quicio y fuera capaz de aturdir al más sordo y vendría otro por detrás y aportaría una trepanación mucho mejor.

Todo cantante que se precie tiene derecho a hacer una versión de su canción favorita, eso es de recibo. Pero el quid es el cómo hacerla, por dónde atacarla para que no parezca un mero remedo y punto. Eso era antes, aunque se sigue haciendo. Ahora está el tributo, lo otro era un homenaje. Los tributos que se hacen parecen más bien diezmos que se han de pagar a las compañías discográficas, porque sino no se entiende lo que algunos hacen con ciertas canciones.

Es en este aspecto España también un lugar particular para las versiones y las adaptaciones. Digo adaptación porque es a nuestro idioma que se han revertido muchos iconos generacionales británicos y norteamericanos, que tienen la extraña manía de cantar en inglés, cuando aquí hay un buen tanto por ciento que no entendemos más allá del estribillo. Y viniendo de nuestro país, por ejemplo, hasta hace poco había preferido siempre la adaptación a la versión, es decir, que se vertiera al español del inglés y no que el fulano de tal perpetrara en el idioma original de la canción, porque es que entonces si que no me entero. Coja usted, para que nos entendamos, el primer disco de los madrileños Dover y váyase a la ciudad homónima y pregúntele a un señor de más de 40 años qué dicen, ya verán como no dan ni una.

Pero aquí llegó el maestro de la adaptación actual, que no es otro que Pitingo y tuvo un éxito desatado, tanto que se lo creyó y la discográfica descubrió un tesoro a medio desenterrar y dijo no queréis caldo, pues dos tazas. Y allí que vino el de Ayamonte y vio que todo el mundo se ponía a hacer versiones de un grupo de Seattle que se llamaba Nirvana y como Julio César pensó aquello de Vini, Vidi, Vici y se marcó un Smell like teen spirits que ha provocado casi tanto revuelo como el juicio por la Operación Malaya. Por el momento ya hay una plataforma en el facebook para que Pitingo pida perdón por la versión de Nirvana, lo que creo que es más ilustrativo del mal ambiente que se ha creado.

Versiones hay muchas, casi infinitas, más de las que nos merecemos. Hay algunas irreprochables, perfectas, memorables. Tanto que sus propios autores les dan la enhorabuena y la retiran de su repertorio por vergüenza ajena. De esas también hablaremos. Al igual que hay gente que hace muy buenas adaptaciones en sus letras, como es el caso de los componentes de Siniestro Total o M-Clan. Y de eso también hablaremos, de las distintas adaptaciones que se han hecho desde tiempos de la dictadura, cuando las discográficas apoyaban el pop patrio, pero con la música internacionalmente reconocible de Paul McCartney o Keith Richards. Luego, sus hijos, en plena movida madrileña, también salieron con las banderas de las adaptaciones, pero de gente mucho menos conocida aquí en los años del dictador. Sólo hay que pensar en la adaptación de Decibelios del mítico Vicious de Lou Reed. De algo tan sencillo y yanqui como vicioso me golpeas con tu flor a cada hora eres tan vicioso pasamos a lo de boina sobre mi cabeza boina vieja compañera, que es mucho más skin, pero sobre todo mucho más head.

Hace poco, descubrí una lista de una popular revista norteamericana, New Musical Express, que tiene un prestigio enorme allá en la que hablaban de las peores y las mejores versiones. Entre las que duelen ponían a las tres últimas a intérpretes como Britney Spears destrozando el clásico de Joan Jett, Celine Dion junto a Anastacia achicharrando la reputación de AC/DC o al imberbe Ronan Keating haciendo de las suyas con unos excéntricos como The Pogues.

De acuerdo. Son terribles, han pecado. Y se dice que cada pecado lleva su penitencia, aunque algunos siempre saben cómo conseguir la bula exacta para no salir escaldado de la hoguera. Si se quedan con nosotros en próximas entregas, verán como estos pecados son veniales comparados con lo que nosotros traeremos por aquí. Y ojo, que aquí no se salva ni el papa.

p.d. Leído en Días de Radio el 7 de octubre de 2010.

Anuncios

Un comentario en “INTRODUCCIÓN PARA UNA VERSIÓN IMPOSIBLE

  1. A unos les da por las versiones y a otros como a tí les da por recordar constantemente algo que “paso a la historia”….. Ahora llega OLÉ Y AMEN!….el sucesor de la Souleria y PITINGO se reinventa a sí mismo!
    Te dejo el enlace de lo nuevo que va a sonar y que es muy bueno le pese a quien le pese!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s